Bernard Piffaretti y la utopía de la originalidad

La Galería Marta Cervera presenta su primera individual del pintor francés

Madrid,

Los conocedores de la obra de Bernard Piffaretti sabéis que su práctica pictórica se basa en la repetición y en el análisis de los elementos fundamentales de la pintura, y es así prácticamente desde sus comienzos, porque tras formarse en la Escuela de Bellas Artes de Saint-Etienne, su localidad natal, entre 1973 y 1979, comenzó a elaborar el que bautizaría como Sistema Piffaretti, que podemos considerar consolidado en 1986.

En él se encuentra la base de cada uno de sus trabajos, compuestos por dos paneles aparentemente idénticos y separados por una línea vertical. Una de las dos partes constituye el intento de replicar, manualmente y de memoria, la otra, una composición abstracta elaborada previamente, y cuando cada uno de sus conjuntos está terminado se hacen evidentes las dificultades para diferenciar la copia y el original. Y sin embargo, algo nos dice, y en este asunto incide Piffaretti, que la repetición minuciosa, paso a paso, de una obra en su doble solo puede producir una imagen imperfecta atendiendo a esa pretensión, una sombra platónica en la que se hace evidente que el gesto artístico inicial no puede reproducirse.

Bernard Piffaretti. "Duel". Galería Marta Cervera
Bernard Piffaretti. “Duel”. Galería Marta Cervera

Es por ello que, en algunas de sus obras, esa segunda parte nacida de la imitación queda en blanco, debido a la complejidad de las formas pintadas antes en la primera. Otras veces, cuando esquiva el vacío, podemos percibir diferencias sutiles entre la pieza inicial y su hermana, detalles que tienen que ver más con la naturaleza de los materiales empleados y con sus posibilidades de aplicación que con la propia destreza del pintor. En cualquier caso, estos trabajos transmiten, desde su propia existencia, un relato temporal de un antes y un después, una idea de movimiento y una reflexión sobre la originalidad y su relevancia: las copias no pueden resultarnos menos atractivas que las pinturas primeras. Para terminar de incidir en estos conceptos, el artista también realiza dibujos una vez acabadas sus telas, subvirtiendo el concepto de bocetos preparatorios.

Hasta el próximo 23 de enero, Piffaretti presenta su primera exposición en la galería madrileña Marta Cervera, “Duel”. Allí podremos profundizar en esos procesos en los que la copia de su propia obra se convierte en reto, a veces, más que dificultoso, y también constatar el elemento fundamental del que el conjunto de su producción viene emergiendo desde 1986: la línea vertical que separa esas imágenes dobles que solo en un primer vistazo son idénticas. Esa línea es claramente un trazo divisorio y compositivo, pero también la señal que indica al espectador que lo que tiene ante sí es un sesudo trabajo de reproducción en el que las piezas nacidas de la imitación no pierden (de hecho, refuerzan) la emoción que pueden sugerirnos las iniciales aunque no constituyan sus exactas réplicas.

Encontramos en la producción de Piffaretti, por lo demás, ecos de la abstracción americana y de sus compatriotas cercanos al movimiento Supports/Surfaces, también del minimalismo en sus procedimientos constructivos y del Pop Art en las repeticiones, pero nos encontramos sin duda ante un autor original capaz de transmitir lecturas hondas y diversas a partir de ese proceso, tan conocido como complejo, de la imitación.

Su obra ya ha pasado por el Musée des Beaux-Arts de Nantes, el Musée d’Art Moderne de Saint Etienne o el Musée Matisse y, próximamente, presentará una muestra individual en el Centre Pompidou de París, ciudad en la que reside y trabaja.

Bernard Piffaretti. "Duel". Galería Marta Cervera
Bernard Piffaretti. “Duel”. Galería Marta Cervera
Bernard Piffaretti. "Duel". Galería Marta Cervera
Bernard Piffaretti. “Duel”. Galería Marta Cervera

 

 

Bernard Piffaretti. “Duel”

GALERÍA MARTA CERVERA

c/ Valencia, 28

Madrid

Del 28 de noviembre de 2018 al 4 de marzo de 2019

 

 

Comentarios