Peter Joseph: ser abstracto, ser romántico

Su obra reciente se exhibe en la Lisson Gallery de Nueva York

Nueva York,
Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York
Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York

Peter Joseph se adentró en la pintura después de abrirse camino en la publicidad, y, aunque todo apunte a lo contrario, quizá algún poso de su primera actividad profesional sí se mantenga en su obra: cree que todo lienzo debe generar un sentimiento y, de lo contrario, está muerto.

Durante décadas, este artista londinense y autodidacta, nacido en 1929, se ha esforzado por encontrar el potencial de la austeridad y la restricción de medios y el reconocimiento internacional le llegó en los setenta, de la mano de sus pinturas meditativas, muchas bicolores y caracterizadas por una perfecta simetría. En ellas, cada elección tomada por el autor en lo que a colores y proporciones se refiere contiene referencias sobre tiempos y lugares o puede dar lugar a interpretaciones irónicas.

Aunque sea inevitable encontrar relaciones entre su obra y la de Barnett Newman o la de Mark Rothko, Joseph es una rara avis dentro de la corriente minimalista: él mismo reconoce fijarse tanto en los maestros renacentistas como en sus contemporáneos, y a su avanzada edad, procura no repetirse. En sus trabajos más recientes ha roto con sus parámetros habituales para dividir sus lienzos en dos planos, sean horizontales o verticales, y apostar por las pinceladas sueltas, las tonalidades naturales y el trabajo parcheado.

Hasta el próximo 11 de agosto, Joseph se estrena en la Lisson Gallery de Nueva York presentando allí una selección de su obra nueva, en la que ha diluido con flexibilidad la estructura formalmente simétrica de su producción inicial, los límites cerrados de los planos de color.

Es su primera muestra en esta sala, pero el británico es un autor muy bien conocido por los asiduos a la sede londinense de la Lisson, que lo representa desde hace medio siglo (es el artista más veterano en su nómina) y ha expuesto su trabajo en una quincena de ocasiones desde 1967.

Estas pinturas recientes nos deparan colores pastel que nos trasladan a ambientes soleados  y plácidos: se inspiran en la atmósfera en torno a la casa-taller de Joseph en los Cotswolds. Es habitual que el pintor se inspire en la naturaleza, y también en la arquitectura clásica: de hecho en sus procesos de trabajo emplea procedimientos propios de la arquitectura, y algunos estudios previos dan fe de ello en la muestra de Nueva York.

Según Alex Bacon, buen conocedor de la obra de Joseph, podemos entender estas pinturas como juegos de equilibrios cautivadores en los que el artista juzga los éxitos o fracasos de su obra anterior en términos formales e intelectuales. También como piezas absolutamente románticas porque sugieren el tono, más que la apariencia naturalista, de “nuestra experiencia sensible del mundo”.

Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York
Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York

 

Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York
Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York

 

Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York
Peter Joseph. Lisson Gallery, Nueva York

 

“Peter Joseph”

LISSON GALLERY

504 West 24th Street

Nueva York

Del 23 de junio al 11 de agosto de 2017

 

 

 

Comentarios