Maider López y Almalé-Bondía. Dos miradas sobre el paisaje en la APgallery

La sala segoviana inaugura ''TRAZAaDOS''

Martín Muñoz de Ayllón, Segovia,

El camino que nos lleva hasta la APgallery, en una pequeña pedanía de la sierra de Ayllón, cerca de Riaza, ya nos prepara para lo que después vamos a experimentar en la sala. Las sensaciones allí son diferentes a las que tenemos cuando visitamos, más habitualmente, galerías en el entorno urbano, pero si además las obras que se exhiben nos remiten directamente a la idea de paisaje y territorio la experiencia se intensifica y, de alguna manera, se completa. Esto es lo que sucede con la muestra que se inaugura en la sala segoviana el próximo sábado, 14 de julio, con la que han querido volver a sus orígenes y retomar una línea marcada por propuestas íntimamente ligadas al paisaje. Bajo el título “TRAZAaDOS” se ha reunido el trabajo de los artistas Maider López (San Sebastián, 1975) y Almalé y Bondía (Javier Almalé, Zaragoza, 1969, y Jesús Bondía, Zaragoza, 1952) para compartir dos maneras de escrutar y revivir el paisaje.

Almalé y Bondía. Infranqueable, 2012-2013
Almalé y Bondía. Infranqueable, 2012-2013

Los escenarios de Almalé y Bondía pueden entenderse como poemas visuales. Los fotógrafos intervienen el paisaje y al reinterpretarlo consiguen llevarnos hacia él para que seamos nosotros los que saquemos nuestras propias conclusiones sobre aquello que estamos viendo. Es muy interesante la forma en la que construyen cada una de las escenas, elaborando al mismo tiempo relatos que hablan de cultura y de historia; de fronteras que no existen pero que son, como en el caso de la enigmática Infranqueable (2012); de una vuelta a la esencia de la pintura de caballete al aire libre a través de paisajes fragmentados y reconstruidos después sobre unos esqueletos escultóricos en Falso reconocimiento (2011); o de grandes nombres de la historia del arte, como Durero, a quien aluden –con sutileza y una tremenda maestría– en Melancholia (2011). La referencia a otros artistas, algunos de ellos también interesados en el paisaje, como Ian Hamilton, van Ruisdael o Vermeer, es visible para quien sepa mirar a través de In situ, otra de sus series emblemáticas.  En ella nos ofrecen una visión fragmentada y alterada del paisaje mediante el empleo de espejos (cuanto más de época mejor); ventanas abiertas al mundo desde las que mirar en profundidad.

Como indica Chus Tudelilla acerca de esta serie, el ojo curioso descubrirá en el ensamblaje de las visiones del paisaje reflejado una imagen “intrusa” que corresponde a la invención del paisaje realizada por artistas como Thomas Struth, Marcel Duchamp, Robert Smithson o Bill Viola, a quienes Almalé y Bondía rinden su particular homenaje reservándoles en la composición un lugar específico donde situar el reflejo de sus obras.

Almalé y Bondía. In situ. Hamilton Finlay. See Poussin, hear Lorrain, 2010
Almalé y Bondía. In situ. Hamilton Finlay. See Poussin, hear Lorrain, 2010

La realidad, la imaginación, la construcción de soportes, los marcos y espejos, la fotografía en sí… Todos los elementos suman en el puzle Almalé y Bondía. Detrás de cada una de sus obras hay un laborioso proceso de localización, medición, tomas, colocación y nuevas fotografías; todo ello realizado en un periodo de tiempo en el que también intervienen factores externos como la climatología, la luz e incluso, en ocasiones, los efectos del propio paso del tiempo. Parte de ese proceso de trabajo podemos intuirlo en el vídeo Dar a ver, incluido en la exposición.

La planta superior de la galería está dedicada al proyecto Zoom In de Maider López, una propuesta más directa y didáctica sobre el paisaje. Impresionada por la belleza del entorno que descubrió en Capadocia, sin que hubiera nada en concreto que llamara su atención, sino motivada por la inmensidad de la naturaleza en su conjunto, la artista decidió buscar la especificidad de cada uno de los elementos que componían esa imagen que se desplegaba grandiosa ante ella: el gris de una roca, el amarillo o el rosa de las diferentes tierras, el verde de una planta en particular… Para realizar este trabajo contó con la colaboración de estudiantes del Departamento de Pintura de la Universidad Nevşehir Hacı Bektaş Veli y entre todos ellos recogieron muestras de color sobre el terreno para elaborar después un registro gráfico y convertir el resultado en una pieza artística que pudiera ser llevada a la sala de exposiciones, donde hacer partícipe al público de todo el proceso. Eso es lo que vemos ahora aquí, en una instalación que incluye imágenes que documentan las acciones y baldosas pintadas con cada uno de esos colores encontrados en la naturaleza. Algunas de estas se colocan junto a las fotografías y otras a modo de pantone dan forma a un mosaico en el que queda registrada la gama cromática del territorio.

Maider López. Zoom In.
Maider López. Zoom In
Maider López. Zoom In
Maider López. Zoom In

Como en el trabajo de Almalé y Bondía, el detenimiento, la necesidad de pararse a mirar para llegar a ver y a descubrir lo que en algunas ocasiones son mínimas alteraciones, es decisiva en la obra de Maider. Por otro lado, mantiene el carácter social y colaborativo de buena parte de su producción y el interés de la artista por la idea de recorrido, la acción, el gesto y, por supuesto, el color.

En la galería, delante de ese mosaico en el que se reflejan los 36 colores seleccionados para Zoom In, se ha colocado estrategicamente un sofá que nos sitúa también frente a un gran ventanal abierto a la naturaleza y nos permite, apropiándonos de la idea de Maider López, elaborar nuestras propias referencias cromáticas. Os animamos a experimentarlo.

 

“TRAZAaDOS. Maider López_Almalé y Bondía”

APGALLERY

Calle de la Fuente, 5.

Martín Muñoz de Ayllón, Riaza

Del 14 de julio al 30 de septiembre de 2018

 

Guardar

Comentarios