Joan Brossa sin etiquetas

El MACBA revisa su antipoesía

Barcelona,

A Joan Brossa ni solo se le mira ni solo se le lee, y lo que es imposible es estudiarlo atendiendo a clasificaciones cerradas y periodos, por eso, cuando están a punto de cumplirse veinte años de su muerte, el MACBA ha decidido plantear una muestra donde el público pueda acercarse a la variedad su trabajo dejando a un lado limitaciones académicas sobre etapas concretas y categorías y prestando atención a la vertiente oral y performativa de su producción.

“Poesía Brossa”, que acaba de abrir sus puertas en el museo barcelonés y ha sido comisariada por Teresa Grandas y Pedro G. Romero, reúne nada menos que 800 piezas y una documentación igualmente abundante; no con el objetivo, como decíamos, de plantear una muestra enciclopédica, sino de resaltar cómo nunca imprimió limitaciones técnicas a sus ideas (aquí tienen cabida sus incursiones en el cine, el arte de acción o el teatro) y tampoco dudó en rodearse bien a la hora de desarrollarlas, porque en el MACBA pueden verse proyectos en colaboración con Miró, Tàpies, Portabella, Mestres Quadreny o Carles Santos.

Pere Portabella. No compteu amb els dits, 1967. Colección MACBA. Fundació MACBA. Donación Pere Portabella
Pere Portabella. No compteu amb els dits, 1967. Colección MACBA. Fundació MACBA. Donación Pere Portabella

Nacido en Barcelona en 1919, Brossa inició su andadura artística en los cuarenta siendo uno de los fundadores del colectivo Dau al Set, y en su revista del mismo nombre presentó textos surrealistas, deudores del automatismo psíquico, que supusieron el arranque de una producción literaria en la que utilizaría la palabra con fines experimentales, moviéndose en territorios abiertos donde convergen acciones, imágenes y objetos y donde es posible ironizar con los frutos de la asociación y la descontextualización de imágenes.

Joan Brossa Eclipsi 1988 Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Fons Joan Brossa. Dipòsit Fundació Joan Brossa
Joan Brossa. Eclipsi, 1988. Colección MACBA. Consorcio MACBA. Fondo Joan Brossa. Depósito Fundació Joan Brossa

Y no dejaría de hacerlo –de investigar el poder de la palabra–, porque el depósito de sus trabajos que la Fundación Joan Brossa efectuó al MACBA en 2011 lo define, ante todo, como poeta: comprende 50.000 documentos, 6.000 libros, casi otras tantas revistas, un centenar de publicaciones de artista, 130 poemas visuales, un millar de fotografías, 150 instalaciones y otro millar de carteles. Sobre una selección de ellos se articula esta exhibición, en la que los comisarios hicieron frente al reto de hacernos conscientes de la constante experimentación de Brossa con esos múltiples medios, y con la oralidad, en el marco de las convenciones expositivas inevitables en cualquier museo. De hecho, un grupo de performers desarrollará la obra de Brossa en las salas durante la exposición, abierta hasta febrero de 2018.

El centro nos enseña los lenguajes distintos entre los que se debatió en sus primeros escritos, su poesía seminal, con un importante componente lúdico; sus más maduras incursiones en la  danza, el cine o el humor, en las que en ocasiones intercalaba referencias a la situación política y cultural de Cataluña; los trabajos en los que, ya instaurada la democracia e incipiente el consumismo, criticó con ingenio la consideración de los objetos como mercancía y sus piezas en las que se aprecian con más claridad los vínculos de Brossa con autores con los que mantenía afinidades tanto formales como temáticas; es el caso de Nicanor Parra, Ian Hamilton Finlay o Marcel Mariën.

En unas y otras obras vemos cómo quiso comulgar con la magia, se adentró en el activismo social y se esforzó por mantener un espíritu curioso y transgresor.

Buena parte de las obras que ahora exhibe el MACBA han sido restauradas en el propio museo durante los últimos seis años y algunas son inéditas, sobre todo sus poemas visuales. Además, tras el depósito de la Fundación del artista, el museo del Raval ha incrementado aún más sus fondos Brossa con las donaciones de Lluís Permanyer (grabaciones personales, cartas, postales, notas, documentos manuscritos y mecanografiados) y Manuel Maria Bosch Puig, que dejó en testamento al centro El sastre (1986), incluida en esta muestra.

Joan Brossa Kembo 1988 Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Fons Joan Brossa. Dipòsit Fundació Joan Brossa
Joan Brossa. Kembo, 1988. Colección MACBA. Consorcio MACBA. Fondo Joan Brossa. Depósito Fundació Joan Brossa

 

“Poesía Brossa”

MUSEU D´ ART CONTEMPORANI DE BARCELONA. MACBA

Plaça dels Àngels, 1

Barcelona

Del 21 de septiembre al 25 de febrero de 2018

 

 

 

Comentarios