El Año Van Eyck propone una experiencia única en torno a su obra más importante: el retablo del Cordero Místico

Gante rinde homenaje al artista con un amplio programa de actividades

Madrid,

El Altar del Cordero Místico de Jan van Eyck es, posiblemente, una de las obras de arte más admiradas a nivel mundial por su belleza, delicadeza y detallismo, así como por el virtuosismo demostrado por su autor. Aunque nacido en Maaseik, la figura de Van Eyck está íntimamente ligada a Gante, ciudad en la que el pintor flamenco llevó a cabo su gran obra con la ayuda de su hermano Hubert, y en la que a lo largo de 2020 se homenajeará al pintor, invitándonos a disfrutar de un programa repleto de actividades en torno a su figura y a su obra.

La gran cita será en el Museo de Bellas Artes de Gante (msk), donde a partir del 1 de febrero abrirá sus puertas “Van Eyck. Una revolución óptica”, la mayor exposición dedicada hasta la fecha al artista. De las apenas veinte obras que se conservan del maestro flamenco, una decena (puede parecer poco pero es la primera vez que se verán expuestas juntas tantas obras suyas) viajarán hasta el msk, además de otras atribuidas a su taller y más de cien obras maestras de la Baja Edad Media, procedentes de importante museos internacionales.

Jan van Eyck. Detalle del Altar del Cordero Místico de la Catedral de San Bavón de Gante
Jan van Eyck. Altar del Cordero Místico de la Catedral de San Bavón de Gante (detalle de la Anunciación)

Sin duda, uno de los grandes atractivos de la exposición serán las recientemente restauradas tablas del políptico de la Catedral de San Bavón. Estas ocho tablas, que ya pueden verse en todo su esplendor, corresponden a las escenas de El arcángel Gabriel y el Profeta Zacarías; El paisaje urbano y la Sibila de Eritrea, con Adán en el reverso; Interior y la Sibila de Cumae, con Eva en el reverso; El Profeta Miqueas y la Virgen de la Anunciación; Joos Vijd; Juan el Bautista; Juan el Evangelista; y Elisabeth Borluut, que se exhibirán de forma aislada y como pretexto para introducir los distintos temas en los que estará estructurada la exposición. Tras su clausura, las tablas regresarán a la capilla de la Catedral, donde se reunirán con el resto del retablo, para, presumiblemente, no volver a salir nunca más. Recordemos que aunque los trabajos de restauración comenzaron en 2012 y el tiempo estimado era de cinco años, la cantidad de capas y repintes realizados sobre el original a lo largo de los siglos ha demorado su limpieza y obligado a modificar los tiempos. Se desconoce cuándo se podrá poner en marcha la tercera y última fase de restauración del políptico, que es la que corresponde a la parte central superior.

La Catedral acogerá también un nuevo proyecto en forma de centro de visitantes, abierto a partir del 8 de octubre de 2020. A través de una recreación de realidad virtual nos podremos trasladar hasta el siglo XV para vivir la experiencia de compartir tiempo y espacio con el mismísimo Van Eyck, que nos guiará hacia el altar para contemplar finalmente, ya en vivo, su gran creación, ubicada en la capilla central.

Más allá de la gran muestra y de la creación del centro de visitantes, el programa OMG! Van Eyck was here (juego de palabras que establece una asociación entre esta expresión popular contemporánea y la frase Johannes de Eyck fuit hic, con la que Van Ecyk firmaba sus obras) permitirá vincular el trabajo del pintor con todas las áreas relacionadas con la cultura, desde la música o el teatro hasta la gastronomía, e incluso el deporte.

Jan van Eyck. Retrato de Margarita van Eyck
Jan van Eyck. Retrato de Margarita van Eyck, 1439

No solo Gante acogerá actividades dentro del Año Van Eyck. También Brujas se suma a la celebración y, a partir del mes de marzo, presentará en el Groeningemuseum una muestra complementaria que pone el foco en las dos obras del artista que se custodian en este museo: Virgen del canónigo Van der Paele y el Retrato de Margarita van Eyck. Estas, junto a documentos originales, permitirán trazar un recorrido por la etapa en la que Van Eyck residió en Brujas, como pintor de la corte del Duque de Borgoña, Felipe el Bueno (1396-1467). Fue allí, en su taller que funcionó hasta su muerte en 1441, donde pintó sus obras más conocidas. La muestra, que presentará también la reciente adquisición por parte del museo de una pintura de 1450 realizada por un asistente de Van Eyck, profundizará en la forma de pintar del artista, en sus intenciones y ambiciones en términos de composición, o, por ejemplo, en el caso del retrato de su esposa, Margarita, en los distintos propósitos para los que esta obra pudo ser creada.

En 2018 fue Rubens, y por extensión Amberes, quien acaparó el protagonismo en las citas culturales de Flandes; 2019 fue el año dedicado al genial Bruegel, con motivo de la conmemoración del 450 aniversario de su muerte; y en los próximos meses será Van Eyck quien tome el relevo y convierta Gante en un gran festival multidisciplinar que se expandirá por todos los ámbitos de la vida en la ciudad. Pronto os contaremos más cosas sobre el influyente Van Eyck (del que cuenta la leyenda que también hacía las veces de espía enviado por la Corte de Borgoña…), sobre La Adoración del Cordero Místico (repleto de nuevos detalles descubiertos a raíz de su restauración…), de su gran exposición en Gante y de las numerosas actividades de este año temático, que implicarán a todos nuestros sentidos.

 

Comentarios