David Jiménez, el fotógrafo poeta

La Sala Canal de Isabel II de la Comunidad de Madrid resume sus 25 años de trabajo

Madrid,

La Comunidad de Madrid ha presentado hoy la que es su última exposición de la temporada 2018-2019, muestra que forma parte de la programación oficial de PhotoESPAÑA. Se trata de “Universos”, un proyecto comisariado por Alejandro Castellote que recoge veinticinco años de trabajo, viajes y exploración de la belleza del fotógrafo sevillano David Jiménez.

Hasta ahora su obra la conocíamos mucho más gracias a sus fotolibros que a sus exposiciones, de ahí la importancia, al margen de su valor antológico, de la exhibición que desde mañana puede visitarse en la Sala Canal de Isabel II, el espacio que, como sabéis, la Comunidad dedica de forma exclusiva a la fotografía (y desde fechas recientes, también a la moda). Por Santa Engracia, 125 ya pasó Jiménez en 1996, participando en una colectiva siendo muy joven, y tampoco es su primera incursión en PHotoESPAÑA, que hace justo dos décadas le concedió su Premio Revelación.

Las imágenes de Jiménez resultan fácilmente reconocibles entre los autores de su generación, porque no documentan, ni denuncian, ni retratan, sino que crean mundos abiertos a la poesía, el misterio y el inconsciente, en los que el espacio y el tiempo pierden, en la mayoría de los casos, toda relevancia; su serie romana, en la planta baja de Canal, es la única en la que esa referencia geográfica se hace evidente.

David Jiménez. "Universos" en la Sala Canal de Isabel II
David Jiménez. “Universos” en la Sala Canal de Isabel II

En casi todas las imágenes, a su vez, ha prescindido Jiménez del color para centrarse en la expresividad de la luz y las sombras, un Yin y un Yang que le permite ofrecernos una visión diferente del mundo. Tampoco encontraremos títulos individuales en las obras, solo el de sus series, y el diálogo entre ellas es evidente, porque las concibe el artista como retazo de una larga historia, como elemento de un continuum siempre abierto, en proceso.

Ante sus trabajos hemos de olvidar en la medida de lo posible -lo ha demandado hoy Castellote- nuestra humana tendencia a racionalizar la comprensión de lo que tenemos delante, porque Jiménez camina en otra dirección y el significado de sus fotos reside más en la mirada (o en el horizonte) que en un contenido que literalmente se evapora, se hace humo, al servir a su enfoque lírico. De hecho, para el artista, una imagen no es siempre una fotografía, ni al revés, sino que puede nacer de la unión de varias. Y tampoco la realidad es una, ni se atisba quieta, sino que se trata más bien de un asunto de consenso entre las personas.

No busca, en sus palabras, ilustrar conceptos, sino más bien generar experiencias en los espectadores e invitarlos a reflexionar sobre la relevancia de la imaginación, dado que el mundo (el entorno, lo real), no es sino algo que estamos recreando y ver una imagen también es imaginarla.

David Jiménez. "Universos" en la Sala Canal de Isabel II
David Jiménez. “Universos” en la Sala Canal de Isabel II

Si en esa planta baja imaginamos Roma a la luz del fragmento, de los gestos de sus ruinas y de claroscuros, en las plantas superiores nos esperan algunas de las fotografías que durante largos años ha tomado en India, haciendo hincapié en la convivencia en su cultura de lo espiritual, lo extraño y lo paradójico. Es nota común a su producción, pero se aprecia especialmente en su serie Aura, el interés por las relaciones complejas que se establecen entre realidades que escapan a lo racional; Jiménez ha buscado recrearlas metafóricamente a partir de claves ocultas, de mutaciones visuales con lecturas múltiples en las que se roza la abstracción.

Del mismo modo, todos los proyectos de este autor se nutren de su archivo personal, en el que prescinde intencionadamente de añadir referencias temporales, pero ese modo de trabajar se hace especialmente patente en el caso de Versus, serie que consta de fotografías tomadas durante diecinueve años en países muy distintos, conforme a su noción de obra-río.

Se aleja el artista, sin ninguna duda ya, de lo narrativo, para explorar los límites de nuestra percepción a través de misterios desdoblados en escenas duales en las que realidades simétricas insinuan universos (y de ahí el título de la exposición) paralelos. El cuidado que presta a superficies, texturas, obliga al que continúe deseoso de racionalizar a encontrar pistas significativas a tientas, nadando entre lo onírico y lo real. Porque el significado de estas imágenes no deja de ser una visión efímera y casi fugitiva; según los textos de la muestra, como el aleteo de una mariposa.

Cielos y arenas blancos y pájaros negros y puertas cuya blancura hace más profunda y misteriosa su cerradura dan paso a LOQD, un conjunto de trabajos en el que sus obras más tempranas generan diálogos en forma de dípticos y mosaicos irregulares, al modo de archipiélagos de imágenes cuyas conexiones resultan más intuitivas que buscadas premeditadamente. Las evocaciones, en el público como en el fotógrafo, nacerán de la evocación más que del raciocinio, una vez más.

Junto a ellas veremos esos fotolibros que venían dando a conocer, hasta ahora, la obra de Jiménez en mayor medida que sus muestras: en vitrinas se exhiben Infinito, que marcó época (se le considera el primer fotolibro español del siglo XXI, está editado en 2000) y también los correspondientes a Versus (2015) y Aura (2018). No son, en ningún caso, meras publicaciones recopilatorias: nacieron tras un largo proceso de creación, maquetas incluidas, en el que el artista jugó con diferentes estructuras narrativas.

David Jiménez. "Universos" en la Sala Canal de Isabel II
David Jiménez. “Universos” en la Sala Canal de Isabel II

Y cierra la exhibición, como es habitual en la Sala Canal de Isabel II, un documental dedicado a los universos de Jiménez. El artista ha hecho hincapié en que no nos lo perdamos: podemos entenderlo como la cabeza de la exposición, del resto de fotografías que fluyen como líquido vivo de un cuerpo, del mismo modo que el depósito donde se proyecta era el eje de las instalaciones del Canal.

Una vez más, Jiménez da cuenta de que el estado esencial de toda fotografía es incompleto, ambiguo y abierto a nuevas miradas: nada hay en este medio (ni fuera) de permanente, y en todo lo que es real, o lo parece, reside un misterio a (no) desvelar. En su caso, su continua modestia ante lo que no puede aprehenderse se conjuga con un buen hacer técnico muy patente en su empleo de sombras y luces, que enseñan, y a la vez guardan, y en su afán por alcanzar, muy a menudo en sus motivos, una depuración extrema, minimalista. Recuerda David Campany en el catálogo la afirmación de Harry Callahan: Todo artista busca continuamente alcanzar el borde de la nada: el punto donde ya no se puede ir más allá.

David Jiménez. "Universos" en la Sala Canal de Isabel II

 

David Jiménez. “Universos”

SALA DE EXPOSICIONES CANAL DE ISABEL II

c/ Santa Engracia, 125

Madrid

Del 5 de junio al 28 de julio de 2019

 

Comentarios