Manifesta 14: una nueva luz, y no efímera, para Prishtina

La próxima edición de esta cita comienza en Kosovo en julio

Prishtina,

Manifesta, Bienal nómada europea, nació a principios de la década de los noventa como cita cultural que pretendía responder a los cambios sociales, políticos y económicos del momento, tras el fin (o fin por entonces) de la Guerra Fría y en un momento esencial de la integración europea. Desde entonces se ha convertido en una plataforma para el diálogo de arte y sociedad e invita a agentes culturales y creadores a generar nuevas experiencias adecuadas al contexto de las ciudades donde tiene lugar, proyectos concebidos para la catalización de transformaciones positivas en esas comunidades.

Su decimocuarta edición se desarrollará durante cien días, del 22 de julio al 30 de octubre, en Prishtina, capital de Kosovo, y se propone alumbrar modelos alternativos de urbanismo y organización social en el que es el estado nación más joven de Europa, en esa estela, mantenida en el cuarto de siglo de historia de esta muestra, de generar propuestas interdisciplinares sostenibles y relevantes que partan de una investigación del panorama cultural de las ciudades anfitrionas e impliquen consultas ciudadanas, el mapeo de territorios y el desarrollo de talleres que estudien cómo dichas sedes podrían servir como prototipos para el mundo venidero.

En esta convocatoria que llega en plena recuperación de muchos hábitos prepandemia, Manifesta nos invitará, además, a reflexionar sobre el carácter del todo impredecible de nuestro tiempo; sobre la polarización, la crisis climática, la desigualdad, el impacto del virus en nuestros modos de vivir y la convulsa actualidad europea. Según Hedwig Fijen, directora de la cita, la Bienal ha incidido este año en su compromiso social y en su desarrollo respetuoso con el medio ambiente: en su preparación se ha trabajado con urbanistas, arquitectos, ecologistas y diseñadores, además de con artistas y mediadores, para transformar la muestra en un espacio abierto a la participación diversa y democrática de las voces locales y de los colectivos de base. Su lema será it matters what worlds world worlds: how to tell stories otherwise.

Vista de Prishtina. Fotografía: Leart Rama. ©Manifesta 14
Vista de Prishtina. Fotografía: Leart Rama. ©Manifesta 14
Vista de Prishtina. Fotografía: Leart Rama. ©Manifesta 14
Vista de Prishtina. Fotografía: Leart Rama. ©Manifesta 14

El objetivo de Manifesta 14 consistirá, por tanto, en la producción de proyectos sostenibles, con una vigencia a largo plazo y generados a partir de la infraestructura local, así como, una vez más, en el despliegue de arte contemporáneo en toda la ciudad. Un jurado presidido por el alcalde de Prishtina, Sphend Ahmeti, y la propia Hedwig Fijen, ha seleccionado al estudio de arquitectura de origen turinés Carlo Ratti Associati, con actividad también en Nueva York y la propia capital kosovar, para que, en colaboración con el Senseable City Lab del MIT, vertebre una novedosa visión del urbanismo de esa ciudad que derivará de estudios previos a la propia Bienal, se plasmará en este evento y podrá, asimismo, tomar forma a largo plazo en estrategias concretas que tengan en cuanta a los ciudadanos y que permitan la recuperación para ellos de ciertos enclaves públicos. Subraya Carlo Ratti, a este respecto, que la crisis sanitaria podría ser el punto de partida para el planteamiento de innovaciones en peatonalización, en el terreno de la vivienda asequible y la zonificación dinámica; en el arranque, en definitiva, de una nueva era en cuanto a la innovación urbana participativa.

Respecto a los citados talleres de consulta ciudadana, que volverán a programarse tras su éxito en Manifesta 13 Marseille, serán dirigidos por el Studio L A, cofundado por los arquitectos Arna Mačkić y Lorien Beijaert, y explorarán los caminos en que la(s) cultura(s) son concebidas y practicadas por diferentes comunidades artísticas y ciudadanas; específicamente, buscarán identificar las inquietudes de los habitantes de Prishtina en cuanto a políticas urbanísticas, socioculturales y educativas. Se acompañará Manifesta 14 igualmente de una escuela de mediación, la primera que se organiza.

Antigua Biblioteca Hivzi Sulejmani. Fotografía: Qazim Gashi. ©Manifesta 14
Antigua Biblioteca Hivzi Sulejmani. Fotografía: Qazim Gashi. ©Manifesta 14

La que fue fábrica de ladrillos, el Palacio de la Juventud, construido en el periodo de la antigua Yugoslavia (sede de las oficinas temporales de la muestra), el Grand Hotel, un hotel icónico de trece plantas levantado también durante el período yugoslavo, en buena parte sin uso y la Biblioteca Hivzi Sylejmani (que data de 1930, fue edificio residencial y será el espacio institucional permanente del evento y Centro para la Práctica Narrativa) serán cuatro de los enclaves fundamentales del proyecto. La propuesta de Carlo Ratti Associati se estructuraba en una metodología en tres fases: la primera, que se inició en marzo del año pasado, consistía en la elaboración de una extensa serie de mapas de Prishtina que atendieran, sobre todo, a esos espacios públicos y que se enfocaran en patrones espaciales y sociales ocultos y en las plazas, calles y zonas verdes infrautilizados o mal empleados. En una segunda fase, ya en el verano de 2021, en esos lugares tuvieron lugar intervenciones temporales que sugerían ideas para su regeneración y, en la tercera etapa, los viandantes tuvieron la oportunidad de expresar su opinión sobre esas acciones; teniéndola en cuenta, podrá decidirse cuáles de aquellos trabajos podrán preservarse, incorporándose a la evolución permanente de Prishtina.

La finalidad de la iniciativa es experimentar con un urbanismo de código abierto y pocas villas como la kosovar son más adecuadas para ello, por tratarse de una capital joven con un extraordinario desarrollo de abajo hacia arriba y una relación aún cambiante de sus ciudadanos con el entorno público.

Palacio de la Juventud y los Deportes de Prishtina. Fotografía: Qazim Gashi. ©Manifesta 14
Palacio de la Juventud y los Deportes de Prishtina. Fotografía: Qazim Gashi. ©Manifesta 14

La primera de esas intervenciones simbólicas tuvo lugar en la mencionada fábrica de ladrillos, ya abandonada para ese uso, de Prishtina; seguramente el espacio posindustrial más relevante de esta ciudad. Devino espacio comunitario mediante la creación de una suerte de salón que quedará abierto al aprendizaje de la arqueología, la cartografía, la narración de cuentos, la creación musical, la construcción, la jardinería o la cocina. En la antigua Biblioteca Hivzi Sulejmani, y en colaboración con estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad kosovar, se abrió al uso público, por su parte, su exquisito jardín, hasta entonces inaccesible; además, personas de todas las edades podrán allí aprender a archivar, a crear bibliotecas o, de nuevo, las claves de la jardinería y la narración oral.

En el propósito de Manifesta de reactivar espacios olvidados, fortalecer la participación en la vida urbana y la infraestructura cultural más allá de los límites del centro de la ciudad, establecer y mantener espacios para el bienestar, fomentar la inclusividad en la cultura y también hacer que Prishtina sea más verde, se les sumarán una veintena de localizaciones, históricas y contemporáneas, donde se desplegarán cerca de cuarenta propuestas, más de treinta de ellas concebidas para la ocasión. En el citado Grand Hotel, las intervenciones conectarán con el pasado de sus muros: nos hablarán de migraciones y transiciones, de amor, ecología y especulación y otros centros a visitar serán las plazas Zahir Pajaziti y Adem Jashari, la Biblioteca Nacional, la Galería Nacional o el Museo de Kosovo, el Etnológico, el Corredor verde, el cementerio de partisanos, el Observatorio, la Hertica School House, Kino Armata, los almacenes Gërmia, Kino Rinia, el Gran Hammam, Rilindja, la Facultad de Filosofía e incluso un apartamento privado.

Intervención urbana en la fábrica de ladrillos de Prishtina. Fotografía: Rinor Ramadani
Intervención urbana en la fábrica de ladrillos de Prishtina. Fotografía: Rinor Ramadani
Intervención urbana en la fábrica de ladrillos de Prishtina. Fotografía: Atdhe Mulla
Intervención urbana en la fábrica de ladrillos de Prishtina. Fotografía: Atdhe Mulla

Los 77 participantes, incluidos 17 colectivos, proceden de 32 países; 37 de ellos serán kosovares y 16, de los Balcanes Occidentales. La representación española correrá a cargo de Luz Broto y Núria Güell y serán, para muchos de vosotros, otros nombres conocidos los de Chiharu Shiota, Lee Bul, Lúa Coderch, Roni Horn, Adrian Paci, Hana Miletic, Petrit Halilaj, recientemente en el Palacio de Cristal de Madrid, o Ugo Rondinone.

Es de esperar que los residentes de Prishtina vean su ciudad bajo una nueva luz desde este verano. Las próximas ediciones de la Bienal, por cierto, tendrán lugar en Barcelona (2024) y en el área del Ruhr, en Alemania (2026); en ellas podrá volver a echar raíces, si se cumplen sus objetivos, este enfoque estructural de Manifesta que no busca ya lo efímero sino la sostenibilidad y la permanencia.

 

PARA MÁS INFORMACIÓN: https://manifesta.org

Cena en la Biblioteca Hivzi Sulejmani de Prishtina. Fotografía: Ferdi Limani
Cena en la Biblioteca Hivzi Sulejmani de Prishtina. Fotografía: Ferdi Limani

Comentarios