Torres García: constructivismo en el juguete

Guillermo de Osma explora sus inquietudes pedagógicas

Madrid,

A los asiduos a la Fundación Juan March no les será difícil recordar que su muestra más lúdica nos la presentó esta institución en la primavera anterior a la pandemia: “El juego del arte. Pedagogías, arte y diseño” buscaba ecos, en ocasiones explícitos, de la primera educación, los primeros juegos y la vida cotidiana en obras de arte del siglo XX no concebidas, o no intencionadamente, para la manipulación infantil. Planteaba aquel proyecto que es posible que la creación desde las vanguardias fuese tan radicalmente distinta a la de siglos anteriores (mucho más que la de las centurias pasadas entre sí) porque sus autores habían recibido una educación que no tenía nada que ver con la de sus antecesores. Este punto de vista convertía, en último término, algunos manuales infantiles en material atómico y a los educadores en generadores, muy potentes si aprovechaban sus posibilidades, de creatividad e innovación.

Desarrolló una interesante formación pedagógica, precisamente, el uruguayo Torres-García, y aquellas enseñanzas, junto a su paternidad, le llevarían a extender su actividad artística más allá de sus técnicas fundamentales: hacia el diseño y la construcción de juguetes, que fueron instrumentos de juego de sus hijos y también, como decíamos, una vía más para desplegar sus inquietudes vanguardistas. Los llevó a cabo entre 1918 y 1930, pero sobre todo en la primera mitad de la década de los veinte y en Nueva York e Italia (la suya fue, como es sabido, una vida itinerante).

A su atractivo estético evidente, estas piezas unen su conformidad a los postulados de las corrientes pedagógicas de su tiempo y muchos de ellos, por su estructura geométrica en bloques, se han interpretado como anticipos de los caminos que adoptaría la pintura de este autor en años venideros: esas formas esquemáticas trazadas sobre cuadrículas densas, en un cromatismo sencillo, que articularían su llamado universalismo constructivo.

Joaquín Torres García. Perro, 1930
Joaquín Torres García. Perro, 1930

Algunos de estos trabajos han formado parte de exhibiciones dedicadas al artista en la Galería Guillermo de Osma, acompañándose incluso de sus ensayos, pero desde el pasado 8 de septiembre protagonizan allí toda una monográfica que viene a poner luz en esta faceta de su trayectoria, conocida pero quizá insuficientemente explorada hasta ahora. En su realización buscó conjugar una ejecución artesanal respetuosa respecto a la tradición asociada a estas piezas con la estética vinculada a los ismos de los que en Europa se empapó y, además, hemos de pensar que se preocupó de trasladar a su diseño la pretensión de convertir el necesario juego infantil en una actividad elevada, de propósitos educativos y, en último término, susceptible de favorecer una sociedad mejor.

Sin ninguna duda conocería los estudios del alemán Friedrich Fröbel, creador de la enseñanza preescolar y de los jardines de infancia que consideró, ya en el siglo XIX, que la educación había de desarrollarse a través de juegos y tareas guiados por el maestro desde la firmeza, pero también desde el respeto a la libertad del niño. Defendía que el verdadero desarrollo personal procedía de las labores espontáneas y no tanto de las regladas y que, en la primera infancia, el juguete era un instrumento esencial para una educación que ya no tenía que restringirse a las aulas.

Los bloques que componen los que ideó Torres-García son abstractos, pero también geométricos y ensamblables, por lo que sus usuarios podrían experimentar al unirlos y dar lugar con ellos a distintas composiciones, en cierta analogía con los procesos de pensamiento de un artista.

Se completa por último, esta muestra, de pinturas, dibujos y esculturas que, en su mayor parte, corresponden a la etapa constructivista de Torres.

Joaquín Torres García. Abecedario, 1933
Joaquín Torres García. Abecedario, 1933

 

Joaquín Torres García

GALERÍA GUILLERMO DE OSMA

c/ Claudio Coello, 4

Madrid

Desde el 8 de septiembre de 2022

 

Comentarios