Obras maestras de Budapest en el 25º aniversario del Thyssen

El centro madrileño expone obras maestras llegadas del Museo de Bellas Artes y la Galería Nacional de la capital húngara

Madrid,
Leonardo da Vinci. Estudios de patas de caballos, hacia 1490-1492. Museo de Bellas Artes de Budapest
Leonardo da Vinci. Estudios de patas de caballos, hacia 1490-1492. Museo de Bellas Artes de Budapest

Para los madrileños ha sido una feliz coincidencia: en el año en que el Museo Thyssen-Bornemisza celebra el 25º aniversario de su apertura en Madrid, el Museo Nacional de Bellas Artes de Budapest se encuentra cerrado (hasta 2018) por trabajos de renovación, así que algunas de las obras maestras de los fondos de ese centro pueden verse, junto a otras llegadas de la Galería Nacional de la capital húngara, desde mañana y hasta mayo en Madrid en una muestra comisariada por Guillermo Solana y Mar Borobia. Reúne trabajos fechados entre el Renacimiento y las vanguardias, entre ellos obras de nuestros bien conocidos Durero, Leonardo da Vinci, Rubens, Velázquez, Tiepolo, Cézanne o Manet y de artistas húngaros que serán para nosotros un descubrimiento: Jakab Bogdány, Ján Kupecký, Ádám Mányoki, Károly Ferenczy, Adolf Fényes, Vilmos Perlrott-Csaba, Sándor Ziffer, Sándor Bortnyik…

Siete secciones articulan la muestra: la primera dedicada a la pintura alemana y flamenca del s XVI, la última al arte decimonónico e inmediatamente anterior a la Gran Guerra. Entre medias asistimos a un recorrido cronológico por el Renacimiento italiano, el Barroco flamenco, el italiano y el esplendor del s XVIII en Italia y Centroeuropa. A muchos gustará el capítulo dedicado a la traslación, en el arte del cambio de siglo, de una nueva imagen de la mujer en las creaciones de Kokoschka, Puvis de Chavannes, Böcklin, Von Stuck o Manet.

Entre nuestros favoritos: los perfectos Estudios de patas de caballo que Leonardo dibujaba a fines del s XV, La Adoración de los pastores, cumbre del Manierismo a cargo de Bronzino; el gran óleo de Rubens Mucio Escévola ante Porsena, casi una apología de sí mismo y una perfecta síntesis de su conocimiento de la escuela alemana y holandesa; la precisa Aguadora de Goya, realizada justo en los años de la Guerra de la Independencia y, cómo no, una serie de las originalísimas cabezas de expresión del alemán Messerschmidt, todo un adelantado a su tiempo.

Los ricos fondos del Museo de Bellas Artes de Budapest son fruto de la suma de varias  colecciones antiguas, sobre todo la de la familia Esterházy, que el Estado húngaro compró en 1870. A ella se unieron luego las del abogado Miklós Jankovich o la del arzobispo János László Pyrker, y otras obras procedentes de adquisiciones o donaciones particulares. Actualmente son 100.000 las piezas que forman la colección del centro.

Velázquez. El almuerzo (detalle), 1618-1619. Museo de Bellas Artes de Budapest
Velázquez. El almuerzo (detalle), 1618-1619. Museo de Bellas Artes de Budapest
Sandor Bórtnyk. El nuevo Adán, 1924. Galería Nacional de Hungría
Sandor Bórtnyk. El nuevo Adán, 1924. Galería Nacional de Hungría

Además de los fondos de pinturas de maestros antiguos, seguramente la más significativa, el museo húngaro alberga obras sobre papel, esculturas, antigüedades griegas, romanas y  egipcias y piezas modernas. Se constituyó en 1896, año del milenario de la fundación de Hungría, pero no abrió sus puertas hasta una década después.

En 1913 ya incluía entre sus fondos arte moderno húngaro, y su colección en este campo se fue progresivamente incrementando hasta que, en 1957, se abrió para ella la Galería Nacional de Hungría. Desde entonces, el Museo de Bellas Artes se dedicó específicamente a la exhibición de obras europeas, desde la Antigüedad hasta nuestros días.

Ya en 1975 volvió a abrirse a lo contemporáneo, dedicando un apartado al arte húngaro posterior a la Segunda Guerra Mundial. Recientemente se ha planteado una nueva estructura institucional que no separe las colecciones según la nacionalidad de los artistas, y esa es una de las causas de la actual remodelación que mantiene cerrado el museo. Las colecciones húngaras e internacionales de los siglos XIX y  XX se ubicarán en una nueva sede de la Galería Nacional de Hungría, cuya construcción se iniciará en breve.

 

Obras maestras de Budapest. Del Renacimiento a las vanguardias

MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

Paseo del Prado, 8

28014 Madrid

Del 18 de febrero al 28 de mayo de 2017

 

Guardar

Guardar

Comentarios