Realismo socialista

Sabaudin Xhaferi. This Earth has its Masters, 1976
Sabaudin Xhaferi. This Earth has its Masters, 1976

Recibe el nombre de Realismo Socialista el arte oficial de la Unión Soviética, desde 1934 en adelante, etapa en que se prohiben el arte abstracto y los formalismos.

Se proclama oficialmente en el Congreso de la Unión de Escritores de la URRS (1934) y se debe totalmente al proyecto político estalinista. La idea es exaltar el trabajo, la solidaridad y la eficacia del régimen comunista. Los precedentes se encuentran en la AkhRR (Asociación de artistas de la Rusia revolucionaria) fundada en 1922 y promotora de actividades y exposiciones que defienden la figuración al servicio de un realismo heroico contrario a la vanguardia.

En lo referido a las artes visuales, se manifiesta en dos etapas. La primera corresponde al período estalinista propiamente dicho y entiende la obra de arte como exponente de la “realidad soviética en su desarrollo revolucionario”, por tanto se trata de un arte de exaltación política, institucionalizado y académico; sin embargo, en esta fase admite cierta diversidad de estilos en artistas como Brodski, Ioganson y Guerassinov, representantes emblemáticos del realismo socialista, junto a otros que manifiestan cierta influencia del postimpresionismo, el fauvismo y el cubismo. Estos estilos no tienen ya cabida a partir de finales de los años treinta y en especial en el período de Jdanov (1947-1956), al considerarse desde la ortodoxia comunista que eran signos de cosmopolitismo y de defensa de la autonomía del arte. El proceso de desestalinización cuestiona el aislamiento y el estancamiento cultural, pero no consigue remover las estructuras.

El Realismo Socialista alcanza proyección internacional en los estados satélites, y en los países occidentales como “arte de partido”, donde se conoce como nuevo realismo, del que son ejemplo Gutusso en Italia y Fougueron en Francia.