Las voces del GPS: coches que nos llevan a lugares distintos

Arquitectura, coreografía y automóvil se dan cita en CentroCentro

Madrid,

Hace unos días os hablábamos de “Adverbios temporales”, la muestra con la que CentroCentro se sumaba a la celebración de ARCO 2018 mostrando proyectos sobre el futuro de quince jóvenes artistas internacionales; hoy subimos a la quinta planta de este espacio para recorrer “Las voces del GPS”, un proyecto comisariado por Paula García-Masedo y María Rogel en el que el coche y todo lo que su uso implica son el punto de partida para generar encuentros insospechados entre la arquitectura y la danza.

Cuatro sucesos y escenarios concretos vinculados al automóvil en el siglo XXI (un coche que terminó en las aguas del embalse de La Serena después de que su conductor siguiera el GPS a pies juntillas, los atascos generados por el atentado del 11 de septiembre en Nueva York, los crash test para probar la seguridad de los vehículos y los rallies ilegales de Valdebebas) son el punto de partida para otros tantos proyectos de investigación en los que arquitectos y coreógrafos han trabajado unidos y lo seguirán haciendo mientras permanezca abierta la exposición en el Palacio de Cibeles, hasta el 5 de mayo.

Taller de Casquería y Ángel Zotes. Default water
Taller de Casquería y Ángel Zotes. Default water

Taller de Casqueria presenta en la primera sala Default water, la propuesta inspirada en ese coche caído en el pantano de Badajoz, un accidente real derivado del seguimiento de una realidad virtual, alternativa. Ellos han remarcado esa disociación, de la que solemos ser poco conscientes, entre la cartografía que manejan los dispositivos GPS, con su lógica propia y paralela, y el terreno que pisamos llevándola al agua, que, haciendo caso a esa tecnología inteligente, no sería fluida sino sólida y transitable.

La coreografía de Ángel Zotes que activará esta propuesta se ha concebido como maniobra de iniciación y ensayo previa a la adaptación de visitante a un espacio no real sino hiperreal en el que las personas ocupan espacios virtuales. Lo digital se humaniza mientras lo humano se digitaliza.

ELII y Jonathan Martineau. Los fantasmas de Susie Sierra
ELII y Jonathan Martineau. Los fantasmas de Susie Sierra

Hasta hace unos años, las campañas de la DGT nos familiarizaban a menudo con los crash test, los ensayos donde se comprobaba la seguridad de los coches en caso de impactos o accidentes. El equipo de arquitectos ELII ha comparado los lugares donde se realizan con espacios de representación a medio camino entre los teatros y los platós, cocinas de ficciones, y los laboratorios y sus investigaciones, y ha subrayado su lado inquietante como escenarios de recreación de un mundo con los mínimos riesgos y sorpresas.

Su proyecto se llama Los fantasmas de Susie Sierra y, en cierto modo, hace un recorrido inverso al de Taller de Casquería y Ángel Zotes: subraya cómo esos crash test virtualizan la vida manejando situaciones futuribles y muñecos de formas deshumanizadas, sin pies. A ellos dedica su danza Jonathan Martineau basándose en Kafka, sus fantasmas y los nuestros.

C+Arquitectos y Azahara Úbeda. Las respiradoras
C+Arquitectos y Azahara Ubera. Las respiradoras

En la tercera sala de la muestra encontraréis grandes globos siendo hinchados por respiración, como la que derrochamos en cada atasco, por impaciencia, hartazgo, impotencia por el tiempo perdido. Para las arquitectas que componen C + Arquitectos, el atasco supone compartir aire viciado con los cuerpos próximos, conversación necesaria o innecesaria, cercanía incómoda o no entre los asientos, fluidez. Azahara Ubera participa con ellas en una instalación performativa sobre lo que supone ese compartir el aire, la socialización de la acción individual de respirar. Y el atasco como ocasión para repensarlo todo y entablar nuevas negociaciones entre personas y máquinas.

Por último, las comisarias de la exposición, Rogel y García-Masedo, finalizan el recorrido con Cómo hacer (des)aparecer un coche, donde convierten el que seguramente es el bien de consumo más representativo de la sociedad capitalista en un objeto alternativo que puede sustraerse a los procesos industriales y adentrarse en la esfera cultural mediante la personalización, como la que tendrá lugar en los meses que dura “Las voces del GPS” sobre el esqueleto de un vehículo por parte de aficionados a la modificación de coches. Esa transformación del vehículo será de algún modo paralela a la que se desarrolló en Valdebebas en los años de la crisis: de gran proyecto urbanístico a espacio idóneo, por lo vacío, para los rallies ilegales.

Paula García-Masedo y María Rogel. Cómo hacer des(aparecer) un coche
Paula García-Masedo y María Rogel. Cómo hacer des(aparecer) un coche

 

“Las voces del GPS”

CENTROCENTRO. PALACIO DE CIBELES

Plaza de Cibeles, 1

Madrid

Del 16 de febrero al 20 de mayo de 2018

 

Comentarios