Ignacio Llamas, la atmósfera antes de la obra

El Museo de Santa Cruz exhibe medio centenar de sus trabajos

Toledo,
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz

Conocimos a Ignacio Llamas por sus cajas blancas, en las que nos dejaba adentrarnos a través de aberturas. Lo que encontrábamos en ellas eran espacios despojados que, por su quietud y su blancura, podían transmitir tanto placidez como la inquietud que causa lo vacío. Con elementos contados y un tratamiento cuidado de la luz lograba generar atmósferas imposibles de asociar a tiempos y lugares concretos y por eso aptas para cobijar los pensamientos de todos.

Con el tiempo, fueron ganando espacio en la producción de este artista toledano la fotografía y las instalaciones, lo que no ha cambiado es el carácter sugerente de sus trabajos, presente también en los títulos de sus proyectos: Disipar el lamento, Susurros del silencio, Contornos de luz… Tampoco la presencia de ciertos símbolos, como el árbol, metáfora de la donación de vida; las maletas, en referencia al viaje, o la recreación de la soledad, entendida por Llamas como espacio de encuentro con el propio yo, nuestro primer interlocutor. De hecho, su tendencia hacia lo despojado tiene un fin concreto: facilitar el diálogo de quien observa con sus sombras o puntos negros, hacer que sea el espectador quien llene los espacios con la riqueza de su subjetividad.

Favorecen nuestra concentración tanto los focos de luz suave como el sonido y la ausencia de figuras humanas que pudieran ser causa de distracción para el público: es significativo que en sus primeros trabajos podamos encontrar alguna y no en el resto; su desaparición fue para Llamas un proceso natural. No obstante, no debemos entender la no incorporación física de modelos humanos como una ausencia completa de estos: su presencia no es material pero sí emocional.

Hacía siete años que el artista no exponía en su ciudad y el regreso ha llegado de la mano del Museo de Santa Cruz, que hasta noviembre nos muestra, en su crucero superior, medio centenar de piezas representativas de sus últimos diez años de trabajo, entre fotografías, esculturas e instalaciones.

La exhibición, comisariada por Cristina Fontaneda, lleva por título “Sangrar luz” e incide precisamente en el valor de las relaciones entre esta y la sombra en sus obras: en su peculiarísimo uso de haces lumínicos livianos que dialogan con la materia estática de las paredes y objetos y con unas sombras que Llamas entiende como luz ausente, en línea con la noción manejada por las culturas japonesa y oriental sobre estas cuestiones (toca acordarse de El elogio de la sombra de Tanizaki).

Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz

Al igual que sus proyectos son fruto de la generación de ambientes a través del sonido, la luz y el mismo vacío, podemos entender esta muestra en su conjunto como uno de ellos, en el que cada pieza individual está, hasta cierto punto, al servicio de un todo.

Junto a la luz (y su reverso, la sombra) y el sonido, el otro componente esencial del que Llamas se sirve para sumergirnos en sus atmósferas personales es el silencio, entendido como distanciamiento respecto al ruido exterior, no respecto a la propia música.

Su tendencia hacia lo despojado tiene un fin concreto: facilitar el diálogo de quien observa con sus sombras

Esta muestra de Llamas llega tras la presentación de su obra en el Museo Patio Herreriano de Valladolid, el Museo Lázaro Galdiano, el de Artes Decorativas, el Museo del Mare de Génova, el Centro de Exposiciones de San Servolo de Venecia, La Conservera de Murcia, el CAC malagueño, el Centro Andaluz de la Fotografía o la Fundación Antonio Pérez de Cuenca y también sucede a su Premio al mejor artista español vivo por la Asociación Española de Críticos de Arte en ARCOmadrid 2016.

Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz
Ignacio Llamas. Sangrar luz. Museo de Santa Cruz

 

“Ignacio Llamas. Sangrar luz”

MUSEO DE SANTA CRUZ

c/ Miguel de Cervantes, 3 Toledo

Del 29 de junio al 26 de noviembre de 2017

Comentarios