Fichados

Miguel Ángel Fúnez

Miguel Ángel FúnezNOMBRE: Miguel Ángel

APELLIDOS: Fúnez Rodríguez

LUGAR DE NACIMIENTO: Madrid

FECHA DE NACIMIENTO: 1988

PROFESIÓN: Artista

En la última edición de ARCO pudimos verlo trabajando junto a otros artistas de su generación en el proyecto colaborativo que planteó en su stand ABC Cultural, pero seguramente hayáis oído hablar de él mucho antes, porque Miguel Ángel Fúnez ha participado en muy numerosas colectivas desde 2010 (en Las Cigarreras, el COAM, la Galería My Name´s Lolita Art, el Instituto Juan Gil-Albert, el Museo Thyssen-Bornemisza, la Galería Aural o Blanca Soto)  y también ha presentado individuales en el CEART de Fuenlabrada y en la Galería Ángeles Baños de Badajoz, la sala donde en más ocasiones ha mostrado su trabajo (también en muestras compartidas e incluso antes de finalizar sus estudios).

Licenciado en Bellas Artes con Premio Extraordinario y Máster en Investigación en Arte y Creación por la Universidad Complutense, obtuvo el III Premio de Pintura Mardel, el II Premio de Dibujo DKV-MAKMA, el de adquisición del XVII Certamen de Artes Plásticas El Brocense, el XXII Certamen de Dibujo Gregorio Prieto y el II Premio de Arte Grünenthal, entre otros galardones.

Actualmente vive y trabaja en Madrid, y es el primero de nuestros fichados en vincular expresamente arte y felicidad a la hora de explicarnos las motivaciones que le llevaron a iniciar su carrera creativa: Desde bien pequeño supe que mi felicidad estaba ligada al arte. Es difícil señalar un punto de partida a través del cual decidiese trabajar como artista, recuerdo que siempre estaba entre papeles, lápices, pinturas… Continuamente tenía algún proyecto entre manos, sobre todo de dibujo y, eso sí, siempre de forma autodidacta, pues no sé muy bien por qué pero nunca quise ir a ninguna academia. En cambio, a pesar de mi corta edad, tenía muy claro que estudiaría Bellas Artes, decisión que mis padres respaldaron por completo y siempre les agradeceré.

Mis inicios dentro del circuito artístico profesional vienen precedidos por el Primer Premio de Dibujo Contemporáneo de la Fundación Centenera Jaraba que me concedieron en 2011, y un temprano y constante apoyo del crítico y comisario Óscar Alonso Molina. Antes de finalizar la carrera comencé a trabajar con la Galería Ángeles Baños, donde bajo el título “Los animales y las cosas” realicé mi primera exposición individual.

He expuesto en ferias de arte contemporáneo como JUSTMAD, MASQUELIBROS o ARTELISBOA, participando también en la presente edición de ARCO17 dentro del proyecto “cada-VER exquisito” comisariado por Javier Díaz Guardiola para el stand de ABC Cultural.

Miguel Ángel Fúnez. Animated disorders,  2015
Miguel Ángel Fúnez. Animated disorders, 2015

La naturaleza es presencia habitual en su obra y en su mirada conviven el humor, la ternura y a menudo la crítica hacia el elemento perturbador de lo bucólico: la acción humana, que por su capacidad destructora nos hace albergar dudas sobre si es conveniente que hablemos de cultura y de civilización para referirnos (a veces) al fruto de nuestras manos; él llega a hablar de extorsión hacia animales que, progreso mediante, quizá hayamos confundido con objetos. Como nuestros ancestros menos dañinos, Miguel Ángel basa su trabajo en la recolección: A partir de una reflexión sobre el mundo animal y de esa ampliada dicotomía zoología vs. civilización (y como parte de su repercusión en el contexto del debate cultural contemporáneo), la obra que estoy desarrollando en los últimos años se organiza en torno a un apunte ecológico de declaradas dimensiones semióticas, donde los conceptos de “perversión” y de “ironía” se conjugan postulando un enunciado crítico que narra algunas de esas situaciones conflictivas acerca de la invasiva (y colonial) presencia humana en el ámbito natural.

Inmerso en el paciente trabajo de la recolección de imágenes, cuya procedencia comprende desde archivos digitales de distintas fuentes accesibles, hasta otras que han sido tomadas como objeto físico, prescribo el sentido de las mismas construyendo un nuevo discurso sobre la extorsión animal. Discurso que, al mismo tiempo, afecta el terreno del arte en la medida que mi ejercicio de yuxtaposición, de superposición y de solapamiento, dialoga con esas estrategias tan recurrentes dentro del ámbito de la estética posmoderna, que supone un rebasamiento de algunos conceptos tradicionales del propio arte.

Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011
Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011

Los frutos de ese trabajo con imágenes de fuentes diversas se materializan en creaciones propias, eclécticas e imaginadas pero con referentes reconocibles: Desde este acercamiento premeditado ensayo la creación de distintas especies híbridas e imágenes imposibles, en muchos casos iconografía acomodada en el imaginario popular, desde las que consigo articular un comentario crítico que afecta a múltiples planos en lo concerniente al sentido y dimensión conceptual de mi propuesta: desde la invasiva presencia humana en la naturaleza a la clonación de especies en la biotecnología; del extrañamiento como mecanismo de llamada de atención en los medios al análisis de los códigos del dibujo científico, el lenguaje fotográfico, o de la viñeta; de la manipulación de la imagen con los medios más actuales a la sostenibilidad (también permanencia) de los recursos tradicionales. Lejos de transmitir un mensaje apocalíptico o verdades absolutas, estos seres, estas “nuevas ontologías”, generan reacciones contrapuestas (repulsión, gracia, curiosidad) y, sobre todo, proyectan diferentes interpretaciones llenas de matices que toca al espectador discernir a tenor de su competencia y eficacia visual. En cualquier caso, reacciones que, a nada que observemos o nos lo hagamos mirar, también nos suscitamos los mismos humanos.

Nos hace pensar Miguel Ángel hasta qué punto la época contemporánea ha consolidado nuestro distanciamiento del paisaje natural, ya no solo como entorno en el que habitar, sino como origen indiscutible; la consideración de que lo humano forma un universo aparte frente a una naturaleza que ya no pasamos de considerar pintoresca, más o menos atractiva, pero en cualquier caso lejana. Tanto que ya casi no sabemos lo que en ella hay de cierto, quizá por eso el madrileño habla de sus obras como de una cartografía de imágenes paradójicas y a la vez trampas visuales donde se establece un juego con esa línea de ambigüedad que hay entre lo que conocemos y lo que desconocemos, entre lo que es real y lo que sólo parece. Y pese a su ambigüedad y su vertiente grotesca, nos resultan preciosistas. Componen un cosmos propio particularísimo, una lanza contra la tendencia a homogeneizar.

Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011
Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011

Sus medios de trabajo son diversos, y no reniega ni de los procedimientos artesanales ni de los que le ofrecen las ya no tan nuevas tecnologías: Sirviéndome de procedimientos digitales y artesanales, en tanto que no abandono el uso del dibujo, la pintura por medio del gouache, acrílico o lápiz de color, trato siempre de evidenciar la relación “casi siempre conflictiva” entre el hombre y la naturaleza. La percepción de ésta última como algo extraño, ajeno, objeto de estudio, de manipulación y/o campo de injerencia.

Entre sus principales series hasta ahora destaca la de collages fotográficos Transgenic jaws, un muestrario de retratos pseudocientíficos, procedentes de un variado conjunto de pájaros cuyos característicos picos han sido amputados para, más tarde, ser sustituidos por las fauces de distintos mamíferos mediante un trabajo de collage y reintegración al gouache. El resultado confirma una colección de aberraciones visuales, criaturas monstruosas que, sorprendentemente, no se encuentran tan alejadas de la “realidad” en la que vivimos.

Miguel Ángel Fúnez. Geneticallymodified, 2011
Miguel Ángel Fúnez. Geneticallymodified, 2011

 

De los resultados inquietantes derivados de los avances de la ingeniería genética, las mutaciones y de nuestro creciente interés por la teratología (el estudio de las malformaciones y anomalías en animales y plantas, sobre todo las embrionarias), nos habló en Cellular chimerism, que planteaba un debate sobre los límites de la imaginación en las formas del mundo natural.

Miguel Ángel Fúnez. Cellularchimerism, 2015
Miguel Ángel Fúnez. Cellularchimerism, 2015

Y en los lienzos que componen Animated disorders retrató Miguel Ángel personajes animados instalados en el imaginario colectivo destrozados, manipulados y recompuestos, organizando un divertido comentario que contiene diferentes matices en torno a las prácticas biotecnológicas, así como claras alusiones a los cambios climáticos.

Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011
Miguel Ángel Fúnez. Cartoon manipulation, 2011

Le hemos preguntado qué será lo próximo: Actualmente me encuentro centrado en la producción del proyecto Genetic fables, cuyo origen se sitúa en las diversas imágenes imposibles, contenidas dentro del imaginario colectivo, en concreto material audiovisual procedente del mundo del cartoon y el interés sobre cómo plantear la imagen pictórica, explorando sus posibilidades a partir de los medios digitales. De forma paralela estoy componiendo otro proyecto que reflexiona sobre la monstruosidad, monstruos aquellos que viven agazapados en la memoria y, de pronto, sin que sepamos cómo, se insinúan ante nosotros con su inmenso poder de evocación.

El próximo mes de junio participaré en la exposición colectiva “Hotel X Hotel. Un tributo a Martin Kippenberger”, comisariada por Guillermo Martin Bermejo, que tendrá lugar en el Museo Carmen Thyssen de Málaga dentro del programa paralelo de la feria de arte joven ART & BREAKFAST.

También estoy preparando la exposición “Mundo Chiflado” junto a Luis Pérez Calvo. Se inaugurará en julio en la Galería Blanca Soto de Madrid.

Permaneced atentos a novedades en su web: www.miguelangelfunez.com

Miguel Ángel Fúnez. Experiments, 2010
Miguel Ángel Fúnez. Experiments, 2010

 

Gene targeting. “dog”, 2013
Miguel Ángel Fúnez. Gene targeting. “dog”, 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Comentarios