El rebobinador

Louis Sullivan, la forma sigue a la función

A Louis Sullivan se le considera, junto a Le Baron Kenney, figura fundamental de la Escuela de Arquitectura de Chicago, que se gestó tras el gran incendio de la ciudad en 1871 y supondría un capítulo esencial en la historia de la arquitectura dentro y fuera de Estados Unidos. En el último cuarto del s XIX numerosos arquitectos emigraron a Chicago atraídos por las nuevas condiciones de trabajo que ofrecía, por la posibilidad de realizar edificios innovadores y distintos.

De esta ciudad no les atraía su refinamiento, sino su aspereza, que la hacía distinta al resto de ciudades del Este de EE.UU. A Sullivan le debemos la célebre frase de que “la forma sigue a la función”; entendía que cualquier proyecto arquitectónico debía ser simple y funcional.

Estudioso erudito de la arquitectura, se formó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y empezó trabajando en Philadelphia junto a un arquitecto de tendencia afrancesada. Tras el incendio de Chicago se estableció allí y trabajó en el estudio de Jenney, y después en París, en su École des Beaux Arts.

De nuevo en Chicago, fundó allí la firma Adler y Sullivan; Adler era un ingeniero alemán que se ocupaba de la parte estructural mientras Sullivan lo hacía del diseño.

Louis Sullivan. Auditorio de Chicago, 1887-1889
Louis Sullivan. Auditorio de Chicago, 1887-1889

Su primera gran obra fue el Auditorio (1887-1889). En su proyecto previo, algo contradictorio con sus propios principios, vemos que el edificio estaba plagado de una decoración de estilo francés y presenta una estructura compleja.

Cuando se construyó (Sullivan solo tenía 30 años) fue el edificio más alto de Chicago. Tras varios devaneos con lo ornamental, Sullivan se dejó influir por los almacenes Marshall de Richardson en lo formal (las arquerías). Los tres primeros pisos son de granito gris y almohadillado rústico y los superiores de piedra caliza. Se trata de un edificio rectangular y sobrio, con una torre pensada para albergar la maquinaria del edificio y el propio estudio de Adler y Sullivan, que allí se mantuvo dos décadas.

Destacan sus proporciones, los detalles decorativos del interior y su estructura de hierro, aunque disponga de generosos muros para reforzar la torre.

Según la filosofía de Sullivan, el hombre forma parte de la naturaleza y la arquitectura brinda la oportunidad de relacionar esta con la creatividad humana. Los edificios pueden proyectarse como una extensión de la naturaleza, lo vemos sobre todo en los modelos de la decoración interior (pájaros, árboles, motivos florales…). Lloyd Wright, que fue discípulo de Sullivan, llevó estas ideas a sus máximas consecuencias, insertando el edificio en la naturaleza.

Según la filosofía de Sullivan, el hombre forma parte de la naturaleza y la arquitectura brinda la oportunidad de relacionar esta con la creatividad humana

Podemos considerar este el primer edificio multiuso de gran tamaño en Estados Unidos: contenía un hotel, oficinas, teatro y ópera; hoy lo ocupa una Universidad.

La bóveda se sirve de un gran entramado de hierro cuajado de decoración y la decoración orgánica junto a su escalera sigue el patrón de Monadnock y del modernismo europeo por sus juegos de curvas, elementos florales y vegetales.

Se trata de un edificio, no obstante, simple y funcional, representativo de la sociedad de Chicago entonces e iniciador de lo que sería después la arquitectura orgánica.

Louis Sullivan. Schiller Building, 1891-1892
Louis Sullivan. Schiller Building, 1891-1892

Algo posterior es el Schiller Building (después Garrick Theatre), datado en 1891-1892 y demolido en 1960. Es teatro y edificio de oficinas, tenía 17 pisos y planta con forma de T. La disposición de su torre y sus alas hicieron de él el primer rascacielos que se proyectó en Chicago siguiendo las normas del retranqueo, que empezaron a utilizarse en Nueva York: a partir de cierta altura, se retranqueaba parte del edificio para que las calles no tuvieran una apariencia demasiado agobiante, por la continuidad de edificios altos adosados unos a otros, y que todos los pisos tuvieran luz natural directa.

A las ocho plantas les sigue la torre. Nos encontramos ante un paso más en la evolución del edificio en altura. A este tipo de construcciones se las llamó a veces “con hombros”, como si la torre fuese la cabeza.

En la planta se aprecia el patio de los laterales, por lo que todos los despachos reciben luz directa y ventilación. La parte posterior exenta también la recibe.

La decoración se centra en la parte superior del edificio y es de tipo orgánico, como la que habían utilizado en el interior del Auditorio y en el teatro: hojas y ramas entrelazadas que enlazan con el art nouveau europeo. En las enjutas de los arcos Sullivan dispuso rostros de personajes relacionados con el teatro, y en la parte superior de la torre también se añadió decoración.

El edificio finaliza con un templete, a la manera renacentista, acentuando su altura.

Sullivan escribió de hecho un lúcido ensayo, titulado El edificio en altura considerado como arte, en el que enumera los elementos que consideraba imprescindibles en una obra de arte-rascacielos. Eran tres: base, pisos de oficinas siempre iguales y ático, en paralelo a las partes de una columna clásica (basa, fuste y capitel). Bastantes edificios los desarrollaría conforme a esta pauta, pero muchos han desaparecido.

Louis Sullivan. Wainwright Building, 1890-1891
Louis Sullivan. Wainwright Building, 1890-1891

El Wainwright Building, de St Louis (Missouri), fechado en 1890-1891, se lo encargó Ellis Wainwright, un cervecero que coleccionaba pintura y escultura y que tenía un gusto estético personal. Todas las nuevas tecnologías aplicadas a los edificios de oficinas de Chicago entonces se dan cita aquí.

Tiene diez pisos, su estructura es de hierro y acero y se apoya sobre pies de cemento armado. También se recubre con cerámica a prueba de incendios y tiene ascensor y planta en forma de U, así que todas las oficinas cuentan con luz natural. Entre los brazos de la U queda el patio interior.

Se cumple la propuesta que había formulado John Wellborn Root: la estructura se refleja al exterior con pilares apoyados en el suelo que sustentan el edificio. En la parte baja, la distancia entre pilares es ocupada por un solo vano; en el segundo piso, por dos ventanas correspondientes a dos oficinas separadas por un pilar falso.

El primer y el segundo piso corresponden a la base del edificio, a la que sigue el “fuste” o cuerpo de oficinas marcado por una moldura que recorre el ancho del edificio. A esa serie de pisos iguales la continúa el ático, que contiene los servicios mecánicos del edificio. Sobre él una cornisa sobresale a la manera clásica, seguida por una cubierta plana.

Se refuerza la verticalidad mediante pilares falsos en el cuerpo de oficinas/fuste y sobre los pìlares estructurales y falsos hay falsas pilastras, pareciendo el conjunto un orden gigante.

La estructura es autosustentante y es un muro cortina lo que queda al exterior; ático, cornisa y falsas pilastras los utiliza Sullivan para dar plasticidad. El colorido de la decoración es distinto en la base y en el cuerpo de oficinas para que la primera parezca más robusta.

Louis Sullivan. Guarantee Building, 1894-1895
Louis Sullivan. Guarantee Building, 1894-1895

Muy similar es el Guarantee Building de Buffalo (1894-1895), quizá el último encargo de la firma antes de que Adler y Sullivan se separaran. Con 13 pisos, es algo más alto, y en el primer piso, salvo en las esquinas, no encontramos pilares sino columnas con su capitel, que en los vanos de entrada es cuadrado.

El Guarantee se considera precedente de los pilotis de Le Corbusier y sus falsos pilares entre pilares estructurales son más estrechos que los del Wainwright, así que las ventanas son más anchas permitiendo el mayor paso de luz y sensación de verticalidad.

La decoración prolifera aquí en mayor medida en la entrada, el primer piso, el bajo y todos los pilares (a veces se aproxima al horror vacui) y la entrada la compone un arco de medio punto con arquivoltas. En los capiteles de las columnas estructurales se centra la decoración, con las letras GB del edificio y hojas orgánicas.

El ático termina en óculos, arquería de medio punto y cornisa.

Por ser más esbelto que el Wainwright, los estudiosos lo consideran el rascacielos más maduro de Sullivan.

Trabajando ya en solitario, llevó a cabo, en 1904, el Carson Pure Scott, sobre unos grandes almacenes. Es un edificio comercial en altura que expresa la verticalidad típica del rascacielos y la horizontalidad de la calle en que se encuentra, en equilibrio.

Sullivan tuvo en cuenta que el edificio almacenaría gran cantidad de mercancía y que acudiría a comprar “gente distinguida”. Hace esquina, es sobrio y con amplios vanos, lo ilumina luz natural y envolvió la entrada en un velo calado con decoración orgánica hecha en hierro y muy delicada, en consonancia con la elegancia de los posibles clientes.

Una rotonda se concibió como espacio de transición entre el interior y el exterior, creando una superficie recogida “a medio camino entre el bullicio de la calle y el refinamiento de la tienda”, según Sullivan. Además, aporta verticalidad. Sus pilares no estructurales, al estar más juntos, la acentúan también.

La horizontalidad se subraya a través de pilares separados y montantes que cortan la verticalidad.

En el interior, los espacios son muy amplios, con columnas estructurales y diseños orgánicos en la decoración, como en el exterior.

Estos almacenes serían una de las últimas creaciones de la Escuela de Chicago, que decaería por el eclecticismo que trajo la Feria Mundial de Chicago de 1893, que conmemoró el cuarto centenario del descubrimiento de Américo.

Los logros técnicos, estructurales y formales de la Escuela no continuaron y tuvo lugar un retroceso, en lo técnico, de la arquitectura en altura. Volvió la atracción por lo francés y por una arquitectura sentimental, a la que se opuso Sullivan sin demasiado eco. Las consecuencias del impacto de la feria duraron mucho tiempo y no sería hasta Mies van der Rohe cuando los edificios quedarían despojados completamente de decoración.

Carson Pure Scott, 1904
Carson Pure Scott, 1904

 

 

 

Guardar

Guardar

Comentarios