El Museo Real de Bellas Artes de Amberes (KMSKA) reabre el 24 de septiembre tras una completa remodelación

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
KMSKA. Foto: Karin Borghouts

Todo está listo ya para la esperada reapertura del Museo Real de Bellas Artes de Amberes (KMSKA), que vuelve a brillar en todo su esplendor una vez concluidas las labores de renovación integral y de expansión del edificio, iniciadas en 2011.

En su esfuerzo por alcanzar la excelencia y situarse entre los mejores museos de Europa, el KMSKA puso en marcha en 2004 su plan maestro de actuación, que además de su remodelación contemplaba poner el foco en las nuevas tendencias, adoptando una mirada multidisciplinar e incorporando el concepto de experiencia a la visita, sorprendiendo al visitante, enriqueciéndolo y haciendo que conecte con el arte. Asimismo, en su línea de trabajo se encuentra la inversión en recursos técnicos de última generación y el fomento de la investigación, siendo ya una institución de reconocido prestigio internacional dentro de ese ámbito.

EL PROYECTO DE REFORMA
Una de las necesidades específicas cuando se planteó la renovación del KMSKA era la de ganar espacio expositivo. Dado que una ampliación típica en forma de anexo fuera del edificio original del museo no era una opción válida en esta ocasión, la propuesta de KAAN Architecten, el estudio con sede en Róterdam encargado del proyecto, fue la de incorporar los cuatro patios del edificio existente en un nuevo volumen museístico. Así, donde antes había cuatro patios ahora encontramos diez galerías contemporáneas que suponen un 40% más de espacio de exhibición. Estas nuevas salas se caracterizan por su asimetría, con sorprendentes variaciones en altura, volumen e incidencia de la luz, lo que genera un interesante contraste con las proporciones del edificio clásico. Una escalera recta, o escalera al cielo, conecta las nuevas galerías públicas del primer piso con las del último: un nivel superior que se apoya como una mesa sobre las cuatro patas de los patios. En un entrepiso, KAAN Architecten creó gabinetes oscuros en un profundo azul medianoche, destinados a las obras de arte más delicadas de la colección, como grabados, dibujos, bocetos y pequeñas esculturas.

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
KMSKA. Foto: Karin Borghouts

La restauración integral del museo del siglo XIX, obra original de los arquitectos Jean Jacques Winders y Frans Van Dijck, ha sido absolutamente respetuosa con su imagen primigenia. Los visitantes podrán seguir explorando la sucesión de salas de exposiciones y galerías en rojo antiguo, verde oliva y rojo pompeyano con altas columnas y adornos de yeso en el techo. Las yeserías históricas, la carpintería y los suelos de parquet se han conservado en la medida de lo posible y se han restaurado cuidadosamente. En cuanto a la iluminación, el KMSKA fue diseñado como un museo con luz natural, y esta idea ha primado absolutamente en su renovación, que incorpora 198 nuevos tragaluces.

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
KMSKA. Fotos: Karin Borghouts

Como decíamos, en la nueva disposición del espacio, los visitantes pueden seguir el itinerario original por las majestuosas galerías del edificio del XIX, participando a la vez de la experiencia de lo contemporáneo en las nuevas salas. Se establece un diálogo intenso pero respetuoso entre las dos arquitecturas. Esta perfecta conexión entre lo antiguo y lo nuevo ha valido al museo el Premio Europeo de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico, un galardón organizado con el apoyo del Colegio de Arquitectos para la Defensa y la Intervención en el Patrimonio Arquitectónico (AADIPA) y el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC).

Para los que os preguntáis qué sucede con las obras de arte de los museos cuando estos cierran para someterse a una completa reforma como la que se ha llevado a cabo en el KMSKA, la respuesta en este caso es que muchas permanecieron custodiadas en un depósito interior de máxima seguridad y otras se prestaron a museos o instituciones para su exhibición temporal. Antes de que cerrara el museo, sus fondos estaban repartidos en siete depósitos; dos de ellos, un búnker a prueba de bombas y un refugio nuclear originales de la Guerra Fría, equivalentes a 1350 toneladas de hormigón y 81 toneladas de acero, tuvieron que ser demolidos. En su lugar se construyó un nuevo depósito que dispone de 3660 m² de estanterías para pinturas en dos plantas. Se trata de una estancia libre de polvo y vibraciones que cuenta con control de temperatura de última generación, donde se guardan, entre otras joyas, colosales retablos de Rubens. Durante los trabajos en el museo se almacenaron en este depósito alrededor de 1300 obras de arte que no se prestaron, en muchos casos por ser demasiado frágiles o demasiado grandes para ser trasladadas. Es por ello que la finalización de este depósito de última generación fue el primer hito del plan maestro.

KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
KMSKA. Jardín. Foto: Karin Borghouts

Si la incorporación de los patios y la construcción del depósito para obra son las principales aportaciones de KAAN Architecten en el interior, los trabajos en el exterior se han centrado en la restauración de las fachadas, devastadas por el paso del tiempo. Tras una minuciosa limpieza, se ha logrado recuperar en ellas los tonos de rosa, amarillo, naranja, gris y azul originales.

El proyecto incluye también un nuevo jardín del museo, al que se han incorporado varias esculturas de la colección, lo que sin duda contribuye a enriquecer la experiencia de los visitantes. Team van Meer!, el estudio responsable del paisajismo, se ha inspirado para su realización en el diseño original de principios del siglo XX.

Otros espacios que se mantienen tras la remodelación son la biblioteca, que, entre otros documentos, cuenta con más de 95 000 publicaciones monográficas, la sala de lectura, la tienda-librería y el Madonna Grand Café.

Para los más curiosos y los amantes de la arquitectura, una de las primeras exposiciones que se podrán disfrutar en el KMSKA es la que documenta e ilustra todo el proceso del espectacular cambio de imagen en el edificio, a través de planos, maquetas y de las fotografías de Karin Borghouts, que ha seguido muy de cerca el proyecto. Sus imágenes recogen diez años de demolición, construcción y restauración, creando un recorrido a través de la historia del plan maestro, desde el concepto hasta su finalización.

 

LA COLECCIÓN:
Poco a poco, las obras maestras de este museo, el más importante de Flandes, vuelven a ocupar su espacio en las remodeladas salas del KMSKA. Además, una nueva escenografía ha sido diseñada para ofrecer un sorprendente recorrido por los siete siglos de historia del arte que alberga esta colección, desde la pintura de los primitivos flamencos hasta la contemporaneidad de artistas como Ensor.

En la nueva presentación permanente se exhiben 654 obras (de las más de 8400 que forman la colección), procedentes tanto de los fondos propios del museo como de préstamos a largo plazo. De ellas 454 son pinturas y 200 esculturas.

Para el Museo hay tres obras icónicas que ocupan un lugar especialmente destacado en la nueva museografía: La Virgen con el Niño y ángeles, de Jean Fouquet; La intriga, de James Ensor; y El último día, de Pierre Alechinsky.

KMSKA. Museo Real de Bellas Artes de Amberes. Madonna Surrounded by Seraphim and Cherubim, de Jean Fouquet c. 1450
Jean Fouquet. La Virgen con el Niño y ángeles. KMSKA. Museo Real de Bellas Artes de Amberes
KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
Sala de Rubens, con la Adoración de los Magos (1624). KMSKA. Foto: Karin Borghouts
KMSKA. Descubre el nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que abrirá sus puertas el 24 de septiembre de 2022, después de once años de trabajos para llevar a cabo una reforma integral del edificio y su ampliación. Foto: Karin Borghouts
Sala de arte moderno. KMSKA. Foto: Karin Borghouts

Además se ha establecido un recorrido articulado a través de 25 obras maestras, con un atractivo excepcional por su importancia histórica, su maestría y su temática, entre las que encontramos pinturas de Quinten Massijs, Peter Paul Rubens, Anthony van Dyck, Jan van Eyck, Jacob Jordaens, Hans Memling, Amadeo Modigliani, Theo Van Rysselberghe o René Magritte.

La nueva disposición de las obras no corresponde a criterios cronológicos o estilísticos, sino que se ha optado por una división dinámica en dos grandes grupos temporales: la colección hasta 1880 y la colección a partir de ese año, siendo la figura de James Ensor la bisagra que articula ambas partes.

Puesto que, en su mayoría, los artistas anteriores a 1880 pueden ser considerados como narradores, las obras incluidas dentro de esta selección temporal que iría del siglo XIV a finales del XIX se muestran a partir de enfoques temáticos y cronológicos cambiantes y de sorprendentes yuxtaposiciones inesperadas. Los visitantes podrán disfrutar así de una vista caleidoscópica de las grandes narrativas dentro y detrás de las obras de arte, desde el amor maternal hasta las celebraciones gozosas.

Cuando se construyó el museo, las Galerías Rubens y Van Dyck estaban reservadas para los majestuosos retablos pintados por los grandes maestros Rubens, Jordaens y Van Dyck, que vuelven ahora a estas dependencias. Por su parte, la destacada colección de arte del siglo XIX, incluyendo las obras de inspiración oriental, la pintura de historia patriótica y las que reflejaban la vida cotidiana de la burguesía, se dispone a lo largo de tres galerías consecutivas repletas de arte, a la moda de fin-de-siècle.

Arte a partir de 1880
Una de las grandes necesidades del museo antes de su monumental renovación era la de conseguir mayor espacio de exposición. Desde su construcción a finales del XIX por los arquitectos Winders y Van Dijk, la colección del KMSKA había ido creciendo considerablemente y el diseño original se hacía claramente insuficiente para dar cabida a las nuevas compras y donaciones que se habían ido incorporando desde 1920. Los nuevos espacios ganados con el rediseño de KAAN Architects albergan ahora las obras maestras modernas. Como habíamos señalado antes, James Ensor actúa como puente entre el arte narrativo anterior a 1880 y los experimentos materiales posteriores a esa fecha. Aquí se encuentra la colección más grande de Ensor en todo el mundo, alrededor de la cual se ha creado un importante foco de estudio académico, con investigadores y restauradores profundizando en la práctica artística del autor.

Además de los actos programados para la celebrar la reapertura del museo durante el fin de semana del 24 y el 25 de septiembre, se presentarán tres exposiciones temporales: “COSMORAMA”, que cuenta con el trabajo del artista visual Ives Maes; “Michel Seuphor”, que exhibe cincuenta y siete dibujos lacunares con líneas horizontales del artista de Amberes Michel Seuphor, y que forman parte de la donación Berckelaers Onverdeeldheid al museo en 2021; y “The Making Of”, que antes mencionábamos, que permite conocer de cerca todo el proceso de remodelación del KMSKA, desde la concepción del proyecto hasta su realización.

 

 

MUSEO REAL DE BELLAS ARTES DE AMBERES (KMSKA)

Leopold de Waelplaats 2

Amberes, Bélgica

Reapertura al público: 24 de septiembre de 2022

 

Comentarios