El Centro de Visitantes de la Catedral de San Bavón de Gante se abrirá en marzo

El retablo del Cordero Místico gozará de nueva ubicación: la Capilla del Sacramento

Gante,

Marzo será un mes de celebración en Gante, por una doble buena nueva en torno a su Catedral de San Bavón: la apertura del Centro de Visitantes del templo, el día 25, y el emplazamiento en una nueva ubicación del retablo del Cordero Místico de los Van Eyck, recientemente restaurado.

La Catedral ha sido intervenida con el fin de albergar en ella un espacio adecuado para la recepción de los visitantes y de que estos puedan conocer en su contexto los pormenores de ese retablo, partiendo de la cripta, renovada, que se ha elegido como punto de inicio del recorrido de quienes deseen sumergirse en la historia de esta obra: un asistente virtual los acompañará, ofreciendo explicaciones en varios idiomas, de capilla en capilla, y en estas podrán hacer uso de gafas o de una tableta de realidad aumentada.

Draft Visitor Center ©Render by De Kwekerij
Draft Visitor Center ©Render by De Kwekerij
Draft Visitor Center ©Render by De Kwekerij
Draft Visitor Center ©Render by De Kwekerij

La restauración arquitectónica ha corrido a cargo de Bressers Architects, equipo con sede en la propia ciudad de Gante, y se ha buscado que la accesibilidad sea completa en todos los espacios: en la cripta y el coro, pero también en las capillas del ábside, incluida la del Sacramento. Se han añadido, con este fin, un ascensor nuevo y escaleras y, además, se han demolido, y luego rediseñado, algunos muros de piedra; asimismo, se ha construido un nuevo itinerario para la circulación de espectadores y elaborado la nueva vitrina del retablo de los Van Eyck, que permite su mejor climatización, y se ha propiciado que la alta tecnología mejore la experiencia de los visitantes. Para hacer posible estos trabajos, se han recaudado 30 millones de euros con el apoyo del Gobierno de Flandes y de otros patrocinadores.

El retablo del Cordero Místico (1432) y sus doce impresionantes paneles estrenan, por su parte y como decíamos, emplazamiento, y no es la primera vez: a lo largo de los siglos, esta obra ha sido trasladada en diversas ocasiones tanto dentro como fuera de San Bavón. Una de sus últimas mudanzas ocurrió en los ochenta, cuando, por razones de seguridad y conservación, abandonó su ubicación original (la Capilla Vijd, en el deambulatorio) para disponerse en la Capilla Villa, cerca de la entrada principal del templo. Con el tiempo quedó claro que esta zona se quedaba pequeña ante la llegada de grupos más o menos amplios de visitantes y que era necesario un nuevo replanteamiento de los espacios, que permitiera separar la presentación del propio retablo (su contemplación) de otras zonas donde los espectadores pudieran profundizar en su historia y pormenores creativos (su interpretación).

Además, tras la restauración y reparación de la imagen central del políptico y de los paneles del registro inferior, llevada a cabo por el Instituto Real de Patrimonio Cultural (KIK-IRPA), era necesario que hubiera suficiente espacio para albergar la citada vitrina a medida que guarda ahora el retablo, en condiciones de temperatura y humedad óptimas para su conservación. Se ha optado por situarlo en la Capilla del Sacramento, dada su cercanía al emplazamiento original en el deambulatorio, el menor tránsito en su entorno, lo que facilita un acercamiento más íntimo a la obra, y también la mayor amplitud en los espacios. Se ha pretendido, además, favorecer la buena convivencia de los servicios religiosos y las visitas turísticas.

Hay que recordar, además, que Gante celebra este año el Año Van Eyck, bajo el lema OMG, Van Eyck was here, y la nueva presentación del retablo se acompaña en la ciudad belga de actividades diversas en los ámbitos de las artes visuales, el teatro, el diseño, la moda, la gastronomía y la música; también se han preparado paseos temáticos. Todas las propuestas pueden consultarse aquí.

Altar de Gante. Catedral de San Bavón. Fotografía: Dominique Provost
Altar de Gante. Catedral de San Bavón. Fotografía: Dominique Provost

 

Comentarios