Art decó, el último estilo total

La Fundación Juan March dedica una muestra al desarrollo del art nouveau en París

El gusto moderno. Art déco en París, 1910-1935

FUNDACIÓN JUAN MARCH

C/ Castelló, 77

Madrid

Del 26 de marzo al 28 de junio de 2015

Madrid,
Jean Dunand. Madame Agnès, 1927. Cortesía Galerie Michel Giraud, París
Jean Dunand. Madame Agnès, 1927. Cortesía Galerie Michel Giraud, París

En España siempre ha fascinado el art decó, sobre todo porque, salvo casos aislados en Cataluña, Madrid, Baleares y Cádiz o de la excepción muy honrosa del Museo Casa Lis de Salamanca, el estilo no dejó apenas poso en nuestro país. La sede en Madrid de la Fundación Juan March abre mañana al público la primera exposición que se dedica a este movimiento en un centro español, una muestra que, aunque centrada en las artes decorativas, no quiere adscribirse únicamente a ellas y apuesta decididamente por la no división de artes mayores y menores, por huir de la superada separación, tan antiguamente arraigada, entre artes aplicadas y bellas artes.

El difícilmente clasificable “último estilo total de la historia del arte” no ha sido exhaustivamente estudiado hasta ahora y también ha quedado bastante aislado en cuanto a programaciones expositivas se refiere, pese a cierto revival a partir de los años setenta y sobre todo pese a la belleza, tan evidente como compleja, de las manifestaciones del también llamado art nouveau.

Javier Gomá subraya cómo, en los últimos años, asistimos a un proceso de dignificación del Art Decó, hasta etapas recientes considerado poco interesante, ornamental y asociado a las clases pudientes, ejemplo de un concepto de belleza hecha en serie que complace a todo el mundo. Por su finalidad práctica, parecía contradecir la moderna noción de obra de arte autónoma y con valor en sí misma. Quizá por esas razones, y por no ser radicalmente nuevo (en cuanto a sus múltiples referencias al pasado), por estar muy ligado al mercado y no asociarse decisivamente a una agenda política existía cierto pudor o complejo en reconocer su valor y no se había realizado hasta ahora una exhibición completa sobre este movimiento en España. Las que se han desarrollado en el extranjero han tenido lugar en museos de artes decorativas, como el Victoria & Albert Museum de Londres, o en museos generalistas con secciones de artes aplicadas.

El montaje de la muestra de la Juan March ha estado al servicio de una idea: presentar al art nouveau como un movimiento tan moderno, en cuanto contemporáneo, como las vanguardias. “El gusto moderno. Art déco en París, 1910-1935” se centra en el periodo fundacional del estilo y plantea el movimiento como estilo alternativo a las vanguardias parisinas que apostó por un pragmatismo ornamental en lugar de por utopías funcionalistas y que acabó consolidándose como gran estilo representativo del gusto estético de su tiempo en el caso de las sociedades occidentales capitalistas.

Podríamos decir que el art déco surgió en la capital gala tras el fin de la Primera Guerra Mundial y su vigencia se prolongó hasta que las consecuencias del Crack de 1929 se hicieron sentir también en Francia, a partir de 1931. Hacia 1929 comenzaría a abrirse paso en el movimiento, como corriente interna, una versión del modernismo contra el lujo excesivo y la voluptuosidad ornamental de buena parte del primer art déco. En paralelo a ese retorno en a la austeridad en las artes decorativas y la construcción, un grupo de jóvenes artistas miembros de la posterior Union des artistes modernes (UAM) comenzó a trabajar de un modo más sobrio, utilizando acero y cromo tubular como principales materiales, bajo la influencia del movimiento moderno que en el país vecino tenía como gran figura a Le Corbusier.

Precisamente en su figura, y en ese movimiento moderno, está especializado el comisario de esta exposición, Tim Benton, que habla del art decó como un clasicismo moderno (aunque los términos resulten contradictorios) o como un modernismo decorativo y que nos recomienda fijarnos especialmente en el biombo de Rateau que estuvo en el apartamento de Jeanne Lanvin (podéis verlo en la galería de imágenes).

Jan & Joël Martel. Maqueta del Árbol cubista para la Exposición Internacional de París, 1925. Colección F. Langer Martel
Jan & Joël Martel. Maqueta del Árbol cubista para la Exposición Internacional de París, 1925. Colección F. Langer Martel

Ocho secciones estructuran la muestra atendiendo a criterios cronológicos y temáticos. Podrán verse en la Fundación Juan March cerca de 350 obras de 122 artistas y unos 50 prestadores, entre pinturas, esculturas, mobiliario, indumentaria, joyería, perfumería, ejemplos cinematográficos o imágenes de los arquitectónicos, vidrios, cerámicas, lacas y orfebrería, tejidos, encuadernaciones, fotografías, dibujos, planos, maquetas, carteles publicitarios y revistas procedentes de medio centenar de colecciones públicas y privadas europeas y estadounidenses.

El recorrido expositivo que plantea la Fundación Juan March indaga en los orígenes del art déco en la capital francesa en la primera década del siglo XX, planteando que el cubismo fue una de sus fuentes fundamentales. No tienen desperdicio sus referencias al lujo y la funcionalidad de los interiores franceses de los años veinte.

La muestra analiza después la considerable influencia de la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas de París en 1925 a través de una selección de preciosos objetos que nos hablan de incipientes procesos publicitarios que recurrían a la seducción para lograr el consumo y de la creación de nuevos hábitos sentimentales, corporales e intelectuales gracias a la repercusión que el art déco ejerció sobre la moda, la perfumería, los complementos y los objetos decorativos.

Las piezas expuestas lo son por dos motivos: muchas de ellas son obras valiosas y poco conocidas, pero de autores célebres; otras son también valiosas, pero de autores desconocidos para el gran público.

Por último, “El gusto moderno. Art déco en París, 1910-1935” rastrea la presencia de lo exótico y las huellas de los modernos viajes en el art déco hasta mediados de los años treinta.

Atención al catálogo de la muestra: ofrece un exhaustivo conjunto de ensayos y textos que ofrecen una visión del art déco amplia y detallada.

 

 

Comentarios