masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas » Fuera De Menu http://masdearte.com masdearte es una revista online pionera en España. Desde el año 2000 ofrece información actualizada a diario sobre exposiciones, artistas, museos, agenda, convocatorias... Wed, 21 Feb 2018 00:43:06 +0000 es-ES hourly 1 The Florida Project: el infierno en un cielo cabe http://masdearte.com/fuera-de-menu/florida-project-el-infierno-en-un-cielo-cabe/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/florida-project-el-infierno-en-un-cielo-cabe/#comments Fri, 16 Feb 2018 23:38:43 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=171577 Que no hay demasiada distancia, casi ninguna, entre los escenarios más propicios a la diversión ligera y los de la pobreza es sabido por todos, pero cuando la crudeza de la diferencia se hace carne … Leer más

The post The Florida Project: el infierno en un cielo cabe appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
The Florida Project. Sean BakerQue no hay demasiada distancia, casi ninguna, entre los escenarios más propicios a la diversión ligera y los de la pobreza es sabido por todos, pero cuando la crudeza de la diferencia se hace carne en niños puede que, quizá hipócritamente, nos movamos entre la incredulidad y el escozor.

Sean Baker, uno de los aún defensores del cine independiente americano, tan resbaladizo de definir, ha filmado, con más medios que los tres iPhones de su anterior Tangerine pero sin ningún alarde técnico, The Florida Project, un filme de tono casi documental en el que asistimos a la vida cotidiana de tres niños que viven, con lo que queda de sus familias, en un motel de carretera muy próximo a Disneyworld. Viven allí, y no están de feliz paso, porque la crisis les ha llevado a hacer su casa en un edificio de un falsamente cordial color morado, comiendo mal, educándose peor y con la alegría que les da la edad como su posesión más valiosa, o la única.

Con evidente escaso presupuesto y actores, adultos y niños, que en ningún caso parecen actuar (dato especialmente notable teniendo en cuenta que el único reconocido es William Dafoe, un conserje que es ángel de la guarda), Baker nos sumerge por completo en un cosmos devoradoramente humano en el que la miseria implica solo eso, miseria y malas costumbres, pero no desesperanza ni llantos. Entre lo poco que tienen en común los moradores de estas habitaciones baratas está, al menos, esa seguridad frágil del que no se ve capaz de llevar su vida a mejor puerto, pero, al menos, la ha asumido como es.

Los críos, protagonistas de la película sin duda (los adultos lo son en la medida en que son su familia, real o postiza) crecen físicamente tan cerca del mundo de sueños de Disney como lejanas son sus posibilidades de acceder a él. Y son tan conscientes de que ese mundo les está vedado que ni lo mencionan. Disneyworld es para ellos, que comen de la caridad y de las sobras de una hamburguesería y son mantenidos vendiendo falsos perfumes, lo más parecido a un espejismo de agua en el desierto. De hecho, la lluvia, los saltos en los charcos, proporcionan en la película los instantes donde niños y adultos parecen sentirse más libres y ajenos a las preocupaciones diarias; son su modesto paraíso.

No podemos pensar que su situación no vaya a perpetuarse, porque los pequeños asimilan e imitan el comportamiento y el temperamento de sus mayores -siempre sus madres, los padres se quedaron en el camino- y, además, padecen un sistema de ayuda social que no responde a sus necesidades ni les beneficia.

Baker hace aquí, obviamente, un ejercicio de crítica social, evitando hilar tan grueso como para señalar culpables, pero lo que nos ofrece, es, sobre todo, un retrato de los otros, excluidos, olvidados y a menudo desconocidos pese a encontrarse tan cerca, recreándose eso sí en la libertad de la que gozan, inédita para tantos encorbatados y puede que más valiosa que la comodidad material. Los afortunados apenas aparecen y el director elige no mostrar sus rostros con detalle; no son ellos quienes aquí importan.

 

Guardar

The post The Florida Project: el infierno en un cielo cabe appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/florida-project-el-infierno-en-un-cielo-cabe/feed/ 0
El hilo invisible y la venganza de Rebeca http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-hilo-invisible-y-la-venganza-de-rebeca/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-hilo-invisible-y-la-venganza-de-rebeca/#comments Tue, 13 Feb 2018 17:18:54 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=171415 El cine de Paul Thomas Anderson está poblado de personalidades más o menos torturadas y vidas cruzadas complejas, y, si por algo atraen o no atraen sus películas, es porque son estrictamente personales: sigue caminos … Leer más

The post El hilo invisible y la venganza de Rebeca appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
El hilo invisible. Paul Thomas AndersonEl cine de Paul Thomas Anderson está poblado de personalidades más o menos torturadas y vidas cruzadas complejas, y, si por algo atraen o no atraen sus películas, es porque son estrictamente personales: sigue caminos propios y no teme mirar al pasado o no adaptarse a modas. Su estilo es solo suyo, y en El hilo invisible vuelve a dar cuenta de que puede esquivar el gusto dominante hoy: tenemos la sensación de que podría compartir trama, ritmo y estética con un director clásico y, sobre todo, con una novela de amor oscuro de Javier Marías. Es, sobre todo, el tono directo de determinados diálogos entre la pareja protagonista el que nos recuerda que la obra se filmó hace unos meses.

Anderson ha desplegado una exquisitez en la recreación de ambientes, la fotografía, el manejo de la luz y, por supuesto, en el vestuario y las texturas, digna del perfeccionismo de Reynolds Woodcock, un modisto estrella del Londres de mediados de siglo al que retrata con elegancia y sin piedad. Dicen que, al plantear los recovecos de su personalidad, se inspiró en Balenciaga, pero no tiene mayor importancia, lo fundamental es que representa el retrato del genio clásico no bohemio: tan lleno de talento como de ensimismamiento, refinado y egocéntrico, idolatrado por clientas cursis a las que, en algún caso, detesta; maniático en el día a día, voluble, poco sociable y difícil de soportar salvo por su hermana y centinela, la encargada de mantenerlo tranquilo y de que no haya alteraciones que puedan abrir la caja de los truenos y echar a perder su equilibrio fácil. Lo saben quienes conviven con personas difíciles: encaje de bolillos para no despertar a la bestia, porque en la vida y en la mansión de Woodcock no puede tener encaje cualquier hecho o persona que lo perturbe, ningún ruido, visión o discusión que escapen a su comodidad mental. La rigidez que marca su vida cotidiana es la que espera de quienes le rodean.

Y, esto es lo único previsible en el relato, la ruptura llega de la mano de un amor imprevisto: la camarera Alma, una chica aparentemente sencilla con buena memoria, algo torpe y tendente al sonrojo. Él la convierte en su nueva musa, y al principio, todo apunta a una vampirización digna de Vértigo, aunque algo en los gestos de ella, en su expresión tensa entre la satisfacción y la incomodidad, anticipa que lo suyo no será la sumisión.

Los truenos llegan, de hecho, antes de la boda y sus discusiones son seguramente los fragmentos más sabrosos del guion: ese tira y afloja entre un dios que ve un precipicio en una discusión y una muchacha deseosa de una relación igualitaria y natural proporciona momentos deliciosos, casi escabrosos, y contrastan con el encorsetamiento verbal del resto de la película y, sobre todo, con el hieratismo de las modelos y costureras que trabajan junto a Woodcock.

En el desenlace y, en buena medida, en el título, están las claves: si hay tantas formas de amor como parejas y ninguna es blanca ni inocente, la del diseñador y la modelo se basa en un juego de poder e intercambio de roles, en un quererse postrados y después fuertes en el que los dos conocen las argucias del otro y las aceptan y ambos llevan, en tiempos alternos, la sartén por el mango. El pegamento (el hilo invisible) que une a Reynolds y Alma es un disfrute mórbido sabiéndose mutuamente frágiles y fuertes uno en relación al otro, y es tan poderoso que poco importa que alguna vez se pasen de frenada: si su unión aún es posible, después, aquí o más allá, seguirá intacta.

Es posible encontrar ecos de Hitchcock más allá de Vértigo y del proceso de refinamiento de Alma: algo tiene Cybil de ama de llaves de Rebeca y algo tiene esa tortilla de setas del vaso de leche iluminado en Sospecha, pero sobresalen, más que esas referencias, el juego constante de Anderson entre lo que decide mostrar y ocultar, gritar y callar, deliberadamente a lo largo del filme – el sentido del título lo acabaremos entendiendo en los últimos compases -, la interpretación personalísima y libre de Daniel Day-Lewis (no es sorpresa) y la fortaleza que puede expresar en su rostro Vicky Krieps, que también fue camarera y disfrutó con relaciones tortuosas en La camarera Lynn.

El hilo invisible. Paul Thomas Anderson

 

The post El hilo invisible y la venganza de Rebeca appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-hilo-invisible-y-la-venganza-de-rebeca/feed/ 0
Call me by your name, el atrevimiento y las lágrimas http://masdearte.com/fuera-de-menu/call-me-by-your-name-luca-guadagnino/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/call-me-by-your-name-luca-guadagnino/#comments Thu, 08 Feb 2018 16:18:43 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=171267 Después de la celebración festiva y sensual del amor y el erotismo, el verano y el paisaje de Cegados por el sol y la transgresión sentimental en ambientes que recordaban a Visconti que propuso en … Leer más

The post Call me by your name, el atrevimiento y las lágrimas appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Call me by your name, Luca GuadagninoDespués de la celebración festiva y sensual del amor y el erotismo, el verano y el paisaje de Cegados por el sol y la transgresión sentimental en ambientes que recordaban a Visconti que propuso en Yo soy el amor, Luca Guadagnino ha regresado a los cines este año (y por la puerta grande que le da la nominación al Óscar como Mejor Película) con Call me by your name, la película que cierra esa trilogía sobre el sentimiento amoroso y el deseo en la que el director ha desplegado un fresco animado de formas de sentirlo y padecerlo, desde la relajación feliz hasta el sufrimiento devastador. Y ha enmarcado esas relaciones en ambientes siempre bellos y estetizados, que evidencian riqueza, más o menos refinamiento y un escenario de partida muy favorable para preocuparse, sobre todo, de sentir.

Regresa a Italia, como en las dos películas anteriores, como escenario proclive igualmente al amor, el hedonismo y el descanso, y ha contado además con la colaboración de James Ivory en el guion (adaptando una novela de André Aciman), así que tampoco es raro que nos acordemos del cuento de amor hecho de gestos y silencios que fue Una habitación con vistas. Probablemente lo que tiene Call me by your name de sensual proceda de Guadagnino e Ivory haya aportado la atmósfera elegante, lo depurado.

La trama que vertebra Call me by your name es la historia de amor del hijo adolescente de un culto profesor y un alumno invitado por este a su villa italiana, una historia macerada a fuego lento, por momentos solo insinuada, que alcanza su culmen y su desarrollo cuando necesariamente está a punto de terminar. Lo suyo es intenso, breve y acaba en múltiples lágrimas por parte del que puso más, como obvio relato de un primer amor tan único como parecido al de cualquiera.

Resultan más interesantes la indecisión y las dudas de los extensos comienzos, a las que Guadagnino imprime un ritmo precioso y disfrutable, que los tres días de disfrute en soledad que la pareja puede dedicarse, aunque el director domina el arte de filmar las explosiones de alegría y placer, de llevar al espectador a su terreno y que le sea muy fácil empatizar con la felicidad y la amargura de los personajes. Sobre todo de Elio, el más joven y vulnerable frente a un experimentado Oliver que, por momentos y sobre todo en los inicios, puede parecernos un tipo manipulador moviendo hilos desde una zona oscura, un Mr. Ripley o Gran Gatsby que primero seduce y luego lleva a la perdición.

Call me by your name, Luca Guadagnino

Las conversaciones que Elio mantiene con su padre, sabio y abierto, tras la ruptura, apuntan, sin embargo, el verdadero asunto de fondo de Call me by your name, que no es el tratamiento de una historia de amor más o menos conmovedora sino una visión de la vida en la que unos y otros encuentran en el amor (y en el arte clásico, el mar, el paisaje, las lecturas, el cultivo del espíritu aunque la expresión suene insoportable) una vía de escape a los ritos vulgares, individuales y colectivos, a la vida sin emoción.

Por eso tiene sentido que esta historia se cuente en Italia; que el arte y los libros rodeen a esta pareja y a su familia y que se alojen en una mansión vieja, sencilla y preciosa: ese entorno bello en su esencia forma parte del mensaje y entronca con la voluntad decidida de los personajes de no tener la sensación de que viven en vano, de intentar elevarse, experimentar y ser auténticos, porque, como dice el profesor, la represión de lo que nos distingue, de nuestra autenticidad, nos hace llegar “doblados” a los treinta. Su pasión, imposible de raíz, lucha contra la costumbre, lo ordinario y lo banal; como lo hacía, en el fondo, el filósofo protagonista de Muerte en Venecia, teñido y patético en su humanidad, detrás de su Tadzio, buscando menos un amor platónico que una idea de belleza que siempre se escurre.

El paisaje no domesticado y la casa entre acogedora y desvencijada, entre habitada y vacía en la que se conocen Elio y Oliver parece un escenario soñado, más ideal que real, y su propia historia termina convirtiéndose en un deseo imposible, breve y evanescente que desemboca, sin embargo, en un dolor muy palpable, invernal y que se esboza como duradero.

 

 

 

The post Call me by your name, el atrevimiento y las lágrimas appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/call-me-by-your-name-luca-guadagnino/feed/ 0
La ciudad solitaria: el anhelo imposible de intimidad http://masdearte.com/fuera-de-menu/la-ciudad-solitaria-el-anhelo-imposible-de-intimidad/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/la-ciudad-solitaria-el-anhelo-imposible-de-intimidad/#comments Fri, 02 Feb 2018 19:10:49 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=171043 Cada vez me resultaba más fácil ver cómo la gente terminaba por esfumarse en las ciudades, cómo desaparecía a la vista de todos, cómo se refugiaba en sus apartamentos, por una enfermedad o una pérdida, … Leer más

The post La ciudad solitaria: el anhelo imposible de intimidad appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
La ciudad solitaria. Olivia LaingCada vez me resultaba más fácil ver cómo la gente terminaba por esfumarse en las ciudades, cómo desaparecía a la vista de todos, cómo se refugiaba en sus apartamentos, por una enfermedad o una pérdida, o un trastorno mental o la insoportable y persistente carga de la tristeza y la timidez, de no saber cómo impresionar a los demás en el mundo. Yo estaba experimentando lo mismo, sí, ¿pero cómo sería pasar la vida entera en ese estado, vivir siempre igual, en el punto ciego de las vidas de los demás y sus ruidosas intimidades?

Cada vez más personas pueden decir que no sería extraño ni, quizá, desagradable.

Olivia Laing ha planteado en La ciudad solitaria un ensayo sobre las circunstancias que pueden llevar a sentirse solo en la gran ciudad y sobre las que pueden derivarse de esa soledad, tomando Nueva York como escenario geográfico de sus impresiones. Pero conviene matizar: no se trata de un estudio sociológico que aborde las mil caras de la soledad, sus motivaciones generales, qué implica la soledad elegida o la impuesta, por qué ha sido una condición (¿es una condición?) estigmatizada hasta ayer ni si lo sigue siendo, sino que la autora analiza –en profundidad, eso sí– casos muy concretos de artistas de distintas disciplinas que fueron solitarios o estuvieron solos, con o sin abundante compañía alrededor, por razones distintas a una elección personal consciente. Y el tratamiento dado a sus circunstancias, como se intuye en el párrafo de entrada, queda muy condicionado, en la mayoría de los casos, por una visión negativa de la soledad que es forma de vida y no estado puntual, entendida como falta o deficiencia de conexión, relación estrecha o afinidad; imposibilidad, por las razones que sean, de encontrar la intimidad que deseamos. Recuerda Laing que, según algunos diccionarios, la infelicidad es el estado del que se ve privado de la compañía de otros.

Partimos, por tanto, de un planteamiento previo específico sobre lo que es estar solo: tan obvio es que existen soledades placenteras como que en este libro no aparecen; la autora explora las que se equiparan al desamparo y al aislamiento o nacen de ellos, conllevan dolor y han de ser resistidas o solucionadas. Las que son un problema. Busca no estigmatizar (y formula lo evidente y tabú: lo que la soledad tiene de rasgo sospechoso y hasta repulsivo), pero algo hay de estigma en la base.

Dicho eso, Laing sí describe con mucho talento costumbres conscientes e inconscientes de quien vive solo mucho tiempo (tan sanas e insanas como otras de quienes viven siempre acompañados), es el caso de la tendencia a mirar mucho a sus adentros y a magnificar gestos externos, y sobre todo, y este es el meollo de La ciudad solitaria, bucea muy a fondo, con rigor y cercanía encomiables, en las experiencias solitarias de artistas diversos que transitaron por las mismas calles de Nueva York por las que ella paseó en los meses posteriores a una ruptura.

Se ha adentrado en el maltrecho matrimonio de Hopper, que decía no pintar la soledad y la nostalgia de forma consciente sino de forma natural, al ser posiblemente él un solitario, y en la complicada relación de Warhol con el aislamiento y con la compañía, y en relación con ellos, con el lenguaje; ahí queda el episodio de su esposa-grabadora (en las épocas de mi vida en que buscaba amigos del alma, no encontraba a nadie dispuesto, y me pasaba exactamente que cuando estaba solo era cuando sentía lo más parecido a no estar solo. Cuando me volví solitario de verdad es cuando conseguí lo que podríamos llamar seguidores).

También ahonda en las personalidades de artistas que conocieron infancias complicadas y mantuvieron vidas ajenas a casi toda convención por también complicados encuentros entre el deseo de autenticidad y el rechazo social (Valerie Solanas, David Wojnarowicz) o la rareza sublime (Henry Darger). Por La ciudad solitaria de Laing también se dejan caer Greta Garbo, Basquiat, Keith Haring, Klaus Normi, Mapplethorpe o Peter Hujar y la profundización en sus circunstancias personales y en sus probables emociones es notable y conmovedora. También lo es su crudeza al relatar el zarpazo del sida: el miedo ante lo entonces desconocido, el rechazo social, la doble soledad que implicó en los ya solos; el caso de Normi deja un nudo en la garganta.

En definitiva, La ciudad solitaria indaga, desde lo teórico y lo empático, lo histórico y lo emocional, en casos concretos de soledad vital y no momentánea de artistas de personalidades tan complejas como ricas. Sus experiencias, posiblemente, ni son exóticas ni son universales; en cualquier caso, su producción hubiese sido distinta en compañía. O no hubiese llegado a ser.

 

 

The post La ciudad solitaria: el anhelo imposible de intimidad appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/la-ciudad-solitaria-el-anhelo-imposible-de-intimidad/feed/ 0
Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de febrero http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-febrero/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-febrero/#comments Wed, 31 Jan 2018 23:32:25 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170903   1. LA RENTA Si hay una máxima en este local, situado en el centro de Majadahonda, es que el producto es el protagonista. Y eso lo saben los fieles, los que valoran los alimentos … Leer más

The post Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de febrero appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Propuestas y planes para el mes de febrero de 2018

 

1. LA RENTA

Si hay una máxima en este local, situado en el centro de Majadahonda, es que el producto es el protagonista. Y eso lo saben los fieles, los que valoran los alimentos de temporada, frescos y de buena calidad. Este bar reconvertido en restaurante ofrece una carta variada en la que, sin grandes florituras, encontramos platos muy apetecibles, también para los que van con la idea de compartir y poder, así, probar más cosas: croquetas, berenjenas, foie, huevos rotos, piparras frescas fritas, steak tartar o pescados del día… El espacio no cuenta con demasiadas mesas, por lo que conviene reservar.

larentacocinabar.com

 

2. MADRID DESIGN FESTIVAL

Nace Madrid Design Festival, un certamen que se extenderá por toda la ciudad de Madrid y que en su primera edición contará con la participación de 320 diseñadores y profesionales, entre los que destacan nombres como los de Jaime Hayon, Erwan Bouroullec, Jasper Morrison, Rossana Orlandi, Daan Roosegaarde, Martí Guixé, Abbott Miller, Inma Bermúdez, Juan Herreros o Nacho Carbonell. Se han contemplado todas las disciplinas, desde el diseño de producto e industrial al diseño gráfico, la arquitectura, la comunicación o el interiorismo, y organizado cerca de 200 actividades (exposiciones, talleres, masterclasses, encuentros profesionales, conferencias e instalaciones en el espacio urbano), con la participación de 28 museos e instituciones públicas y privadas y 25 marcas que llevan el diseño en su ADN. El programa es largo, intenso e interesante, así que os sugerimos echarle un vistazo en la web del festival:

madriddesignfestival.com

 

3. SOLENOIDE, UNA JOYA RARA

La última novela de Mircea Cartarescu, Solenoide, es, quizás, su trabajo más personal, resultando al mismo tiempo absolutamente universal, y no ha habido lista literaria que no lo incluyera entre los mejores libros de 2017. En su protagonista, que es también el narrador, hay mucho del propio Cartarescu: una biografía común hasta los 21 años y toda una serie de sueños surgidos de los diarios del escritor (para él sus obras más importantes). Sin embargo, su personaje –un profesor de rumano en un instituto de los suburbios de la Bucarest de Ceaucescu–, es un escritor frustrado, con un trabajo que no le interesa, cuya existencia se verá alterada cuando las alucinaciones ya no le dejan distinguir entre realidad y pesadilla. Las preguntas, con o sin respuesta, se suceden entonces a largo de esta historia que aúna muchos de los temas y obsesiones literarias de Cartarescu, considerado ya un autor de culto y el más importante escritor rumano de todos los tiempos.

impedimenta.es/libros.php/solenoide

 

4. MALABABA ESTRENA TIENDA

Malababa se ha convertido en una de las firmas españolas de bolsos más codiciada y con esta nueva apertura en la conocida como “milla de oro” madrileña, la marca creada en 1997 por Ana Carrasco reafirma su estatus. Con esta ya son tres las tiendas en Madrid, a las que hay que sumar las de Barcelona, San Sebastián y Bilbao, sin olvidar su cada vez mayor proyección internacional. Concebido casi como un pequeño museo en el que exhibir sus icónicos bolsos trenzados o sus característicos zapatos Fedecuqui y Paloma, este nuevo espacio en el número 8 de la calle Serrano destaca por su minimalismo y los detalles artesanales de algunos elementos como las celosías, sin abandonar el concepto propugnado por la filosofía japonesa del wabi sabi, o arte de la belleza imperfecta.

www.malababa.com

 

5. EMBER. LA TAZA INTELIGENTE

Los aficionados al té o al café tenemos un gran aliado para mantener nuestras bebidas a la temperatura ideal desde el primer al último sorbo gracias a los productos Ember. Ya sea en su versión taza o vaso alto con tapa, para llevar –ambos con un diseño sencillo y limpio– funciona con una aplicación móvil que nos avisa del momento en el que el líquido está a la temperatura que nosotros hemos establecido como la óptima, según nuestras preferencias, y así la mantiene hasta la última gota. Por el momento solo puede comprarse en Estados Unidos y Canadá, pero es uno de esos gadgets a tener en cuenta en un próximo viaje…

ember.com

 

6. CND A LA CARTA

La Compañía Nacional de Danza vuelve al Teatro Pavón Kamikaze con cuatro nuevas creaciones, que forman parte además de un programa que incluye homenajes, piezas clásicas y alguna que otra sorpresa para aquellos espectador activos, invitados a participar en el espectáculo. Del 1 al 4 de febrero tendrá lugar la interpretación de Jián de i+i Iratxe Ansa e Igor Bacovich; Odila de Mario Bermúdez Gil; Triple Bach de Seh Yun Kim y Absolutio de Altea Núñez. Por otro lado, ya podéis consultar la nueva temporada en la web de la CND, con El Show Must Go On, de Jérôme Bel, del 4 al 8 de abril en los Teatros del Canal y Por Vos Muero, de Nacho Duato, del 29 de mayo al 10 de junio en el Teatro de la Zarzuela.

teatrokamikaze.com/programa/cnd-la-carta-2

 

7. SIN LÍMITES, EN LA CASA ENCENDIDA

En el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, promovido por la Naciones Unidas, La Casa Encendida ha organizado un encuentro con seis mujeres científicas, que nos invitan a conocer de forma amena los descubrimientos científicos más interesantes llevados a cabo por mujeres. El formato será de breves charlas dirigidas a público general, pero muy especialmente a adolescentes. Las ponencias que se presentarán son: “Pequeño… y diferente” por Cristina Gómez Navarro; “Tengo una astrónoma en mi chat” por Sara Gil Casanova; “Descifrando el Alzheimer” por Marta Cortés Canteli; “Mujeres en Ciencia ¿Dónde están?” por Beatriz Sevilla; “Una Estadística en la Antártida” por Ana Justel y “¿Qué nos cuentan los fósiles?” por Alejandra García Frank.

lacasaencendida.es

 

8. EL HILO INVISIBLE

Nominada a seis Oscar, El hilo invisible (Phantom Thread), de Paul Thomas Anderson llega a los cines españoles el 2 de febrero. Protagonizada por Daniel Day-Lewis (que ha anunciado que se retira) y Vicky Krieps, la cinta cuenta la relación de una pareja –un poco intensa y escalofriante a ratos– que, procedente de mundos muy diferentes, construirá una historia de amor tan verdadera como desesperante. Él es Reynolds Woodcock, un afamado modisto de la alta sociedad londinense de los años cincuenta, y ella, Alma, una camarera que acaba convirtiéndose en musa y modelo del diseñador. El suspense, una espectacular puesta en escena, el vestuario –por el que Mark Bridges opta a estatuilla– y la música de Jonny Greenwood contribuyen a hacer de la película una obra bastante completa.

 

9. NUEVO TRABAJO DE JOAN AS POLICE WOMAN

El 9 de febrero sale a la venta el nuevo trabajo de Joan As Police Woman, titulado Damned Devotion, del que ya hemos podido escuchar, como adelanto, el tema Warning Bell. En marzo comenzará la gira europea, que lamentablemente por el momento no tendrá parada en España. La reconocible y envolvente voz de Joan Wasser (quien fuera antaño violinista de Lou Reed, Antony & the Johnsons y Rufus Wainwright) vuelve a cautivarnos y a la espera de poder escuchar todas las canciones del álbum os invitamos a disfrutar con este avance:

 

10. EL BALCÓN DE LA LOMBA, ESCAPADA RURAL

Quizás algunos empezáis a planear ya la Semana Santa, así que pensando en vosotros y en los que también soñáis con una escapada en cualquier otro momento del año os recomendamos este agradable alojamiento en la localidad cántabra de La Lomba, en Alto Campoo, en el que no falta de nada. Belleza natural fuera y máximo confort en su interior, con la posibilidad de alojarse en amplios apartamentos independientes o de alquilar la propiedad completa, con capacidad para 18 personas.

www.elbalcondelalomba.com

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

The post Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de febrero appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-febrero/feed/ 0
Los archivos del Pentágono, las conciencias en vilo http://masdearte.com/fuera-de-menu/los-archivos-del-pentagono-las-conciencias-en-vilo/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/los-archivos-del-pentagono-las-conciencias-en-vilo/#comments Fri, 26 Jan 2018 14:07:42 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170791 Apenas han pasado un par de años desde que Hollywood nos regalará una buena cinta sobre el poder del periodismo a la hora de destapar abusos, una reivindicación desde el pasado de la importancia de … Leer más

The post Los archivos del Pentágono, las conciencias en vilo appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
fuerademenu_archivospentagonoApenas han pasado un par de años desde que Hollywood nos regalará una buena cinta sobre el poder del periodismo a la hora de destapar abusos, una reivindicación desde el pasado de la importancia de este sector con o sin Internet, Spotlight, y Spielberg ha decidido ofrecernos, con su ritmo palpitante habitual, las adecuadas dosis de intriga y una evidente lectura actual, otra gran historia sobre la relevancia de la libertad de prensa como bien de servicio social.

Ha viajado al pasado, a comienzos de los setenta, para revivir la filtración de centenares de folios del archivo del Pentágono que cuestionaban la permanencia de Estados Unidos en una guerra de Vietnam cuya derrota era más que anticipada. En un primer momento los publicó el New York Times y las críticas y la acción de la justicia cayeron sobre este medio, quizá el periódico estadounidense más influyente de antes y de hoy. Pero poco después, cuando un juez prohibió a ese diario seguir publicándolos, las fotocopias llegaron con misterio a la redacción de The Washington Post, entonces dirigido por Katherine Graham. La influencia pública y profesional de esta mujer era entonces apabullante, y sin embargo en los círculos que dirigían el periódico, círculos del todo masculinos, ella era continuamente ninguneada y cuestionada. Contra la opinión de casi todos (no de los periodistas) decidió correr el riesgo enorme de publicar, enfrentándose al cierre, a la cárcel y al fin de una empresa que había pertenecido a su familia durante generaciones. Se rebeló contra todo, quizá también contra sí misma, probablemente perdió amistades (políticas) y, sin embargo, publicó. También recibió el favor judicial por haber hecho prevalecer el servicio de información a la población sobre cualquier otro interés. Pudo salir muy mal, pero salió bien.

Spielberg homenajea la integridad de quienes defienden su oficio y, llevada a la actualidad, también impulsa el debate: sobre si este tipo de situaciones son susceptibles de volver a repetirse, sobre cuál sería su desenlace, y sobre el rol del periodismo en tiempos de Internet… y de Trump. Probablemente este sea uno de los filmes más sociales del director, aunque tan apasionante como analizar ese trasfondo resulta asistir a las dudas éticas de Katherine (Meryl Streep) y Ben Bradlee (Tom Hanks) en torno a sus fiestas y cenas con políticos y la compatibilidad de esa amistad con su obligación de informar. También presta atención deliberada Spielberg, en más de una ocasión, al rol que Katherine puede constituir como modelo femenino de trabajo y de ejercicio del poder (son muchas las jóvenes que en la película la miran y rodean con devoción, frente al paternalismo y condescendencia de los miembros del consejo del periódico).

Ambos –era de esperar– contribuyen con interpretaciones enormes a envolvernos en una historia fascinante que solo tiene como menor punto flaco cierto maniqueísmo en las alusiones a la política. Para saber más… una lectura muy recomendable es Una historia personal, las memorias de Graham.

The post Los archivos del Pentágono, las conciencias en vilo appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/los-archivos-del-pentagono-las-conciencias-en-vilo/feed/ 0
Apegos feroces, el cosmos en la escalera http://masdearte.com/fuera-de-menu/apegos-feroces-vivian-gornick/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/apegos-feroces-vivian-gornick/#comments Thu, 25 Jan 2018 16:52:43 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170743 Mírala ahí tirada llorando como una loca. Si al llegar a casa me encontrase a mi marido muerto, sería una bendición del cielo. Treinta años han pasado desde que Vivian Gornick escribió Apegos feroces, el … Leer más

The post Apegos feroces, el cosmos en la escalera appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Vivian Gornick. Apegos ferocesMírala ahí tirada llorando como una loca. Si al llegar a casa me encontrase a mi marido muerto, sería una bendición del cielo.

Treinta años han pasado desde que Vivian Gornick escribió Apegos feroces, el libro que en español hemos descubierto en 2017 gracias a la editorial Sexto Piso y que se ha colado en casi todas listas de lo mejor del año. Entonces, en 1987, Gornick ya había despegado como periodista y escritora en Village Voice y se había convertido en una de las voces más claras de la llamada segunda ola del feminismo (1960-1980).

Entonces, consolidada como profesional, con habitación propia donde escribir y despojada de parte de la ansiedad de encontrar lo que de ella esperan los demás, fue cuando Gornick emprendió la tarea, seguramente iniciática y limpiadora, de poner por escrito, sin idealizaciones y descarnadamente pero desde la ausencia de rencor que dan los años, su infancia en un edificio del Bronx de ambiente familiar para bien y para mal. Era uno de esos vecindarios donde las puertas solían dejarse abiertas, las escaleras eran centros de reunión social y las bondades y miserias falsas o verdaderas se aireaban a la velocidad del rayo.

En el edificio ruidoso que recuerda Gornick, los maridos, parejas postizas y padres -el suyo murió cuando tenía trece años- están y hacen ruido y son tan anhelados como rechazados, según las circunstancias, pero en quien realmente se fijaba Gornick era en las mujeres (Apenas recuerdo a ningún hombre. Estaban por todas partes, claro está –maridos, padres, hermanos–, pero solo recuerdo a las mujeres. Y las recuerdo a todas tan toscas como la señora Drucker o tan feroces como mi madre). Sus vecinas solían apoyarse en los momentos peores, pero también se juzgaban con una enorme crudeza y se criticaban despiadadamente al verse ejercer la libertad o al quedarse llorando al marido muerto doblada en la cama por los siglos de los siglos.

Precisamente el lamento constante, la lástima continua que buscaba inspirar su madre tras la muerte de su padre, ese victimismo sin fin en el que tantos y tantas se recrean, estirándolo hasta que resulta insoportable, es uno de los rasgos maternos ante los que Gornick tuvo que rebelarse. Otros fueron la idealización del amor como literal salvavidas, la terquedad, los reproches y la envidia vestida de intolerancia hacia las vidas ajenas. Ese fue el primer modelo femenino que conoció la escritora, pero hubo otro esencial: el de su vecina de puerta Nettie, prácticamente antagónico. Ella fue una joven viuda, dependiente de los cuidados y de la ayuda ajena para cuidar a su hijo y mantener el orden en su casa, que decidió entregarse al sexo como vía de escape a sus necesidades emocionales y económicas con resultados catastróficos. También era tierna y cálida con ella, la primera persona que conoció la escritora que entendía el valor y el placer de que una niña se entretuviera jugando al sol. De divertirse.

A Nettie la perdió; su madre continúo junto a ella y contra ella siendo Gornick adulta, paseando por Manhattan entre risas y reproches, recordando cuánto cambió la vida de otros y cuánto les ha costado a ellas llegar hasta ese momento sin haber dejado de hablarse, o algo peor.

Apegos feroces es, ante todo un libro íntimo – en 2001 Gornick publicó un ensayo sobre cómo afrontarlos, Escribir narrativa personal, que editó Paídós- en el que asistimos, con constantes flashbacks, recreaciones minuciosas de momentos importantes y olvidos de lo que no se clavó en su personalidad, a la entrada en la madurez de una mujer que opta voluntariamente por realizar el ejercicio duro de ser consciente de cada uno de sus pasos y de la huella materna en ellos.

 

The post Apegos feroces, el cosmos en la escalera appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/apegos-feroces-vivian-gornick/feed/ 0
120 pulsaciones por minuto, cine para la urgencia http://masdearte.com/fuera-de-menu/120-pulsaciones-por-minuto-cine-para-la-urgencia/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/120-pulsaciones-por-minuto-cine-para-la-urgencia/#comments Tue, 23 Jan 2018 18:36:10 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170659 En La ciudad solitaria, Olivia Laing repasa la experiencia de la soledad de varios artistas que trabajaron en Nueva York de forma permanente o puntual, autores cuya condición de solos no se debió a una … Leer más

The post 120 pulsaciones por minuto, cine para la urgencia appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
120 pulsaciones por minuto. Robin CampilloEn La ciudad solitaria, Olivia Laing repasa la experiencia de la soledad de varios artistas que trabajaron en Nueva York de forma permanente o puntual, autores cuya condición de solos no se debió a una búsqueda personal y voluntaria sino a una timidez que llevaron consigo como una cadena pesada, o a unas circunstancias vitales profundamente complejas o a trastornos de la personalidad que alejan la compañía. Algunos de estos artistas solos comparten, además de personalidades muy ricas, enfermedad: padecieron sida cuando de la  enfermedad no se sabía nada y afrontaron, además del miedo a la muerte, el estigma. Laing recuerda muy bien hasta dónde llegó el abandono social y de sus propios amigos para estos primeros enfermos de VIH que se enfrentaron al fin de sus carreras, al olvido del público y al alejamiento de sus conocidos.

Por la veracidad en la descripción de ese abandono, por más que de esta pandemia se haya escrito largo y tendido, nos ha hecho acordarnos de la obra de Laing (en Capitan Swing) 120 pulsaciones por minuto, el homenaje del director Robin Campillo a los grupos de activistas que, en Francia en los años noventa, presionaron con acciones, más o menos pacíficas, más o menos violentas, a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas para que organizarán campañas de prevención e informarán a la población de los riesgos, en el caso de las autoridades, y para que acelerarán los estudios y la salida al mercado de medicamentos para los enfermos en el de las farmacéuticas.

Campillo se ha fijado, en concreto, en la filial francesa de Act Up, quizá la organización más radical a la hora de elevar sus protestas a la sociedad. Con un tono próximo a lo documental que transmite verdad y emoción, introduce al espectador en el ambiente palpitante de las reuniones en las que programaban sus acciones y en la adrenalina y el peligro que respiraban en cada una de ellas, pero también en la intimidad de algunos miembros de este grupo: una pareja homosexual recién surgida que ha de hacer frente a la enfermedad de uno de ellos en su fase terminal. Por eso todo lo que hacen y dicen transmite al espectador urgencia, la radicalidad del que pierde la esperanza y no protesta de oídas sino tras desmayarse. Con todo, uno de los momentos más sensibles de la película lo ofrece el propio enfermo tras considerarse tan responsable de haberse contagiado como la expareja que, veinte años antes, no le informó.

En la película de Campillo, candidata francesa a los Óscar que hoy no ha sido nominada y Gran Premio en el último festival de Cannes, queda muy claro el compromiso y el posicionamiento humano del director, que captura con frescura y mérito los esfuerzos de estos colectivos hace veinte años, pero no se trata de una defensa de estos grupos por oposición a otros: quienes discriminaban a los enfermos desde posturas de superioridad moral o rechazo a la homosexualidad apenas tienen presencia puntual en el filme; los dardos se dirigen a la inacción de los supuestamente concienciados y sobre todo a homenajear la labor de estos colectivos en favor de la prevención y la información.

Se conjuga el enfoque intimista con el respeto al pudor, lo político y lo humano; con todo, el desenlace quizá sea el punto menos natural del conjunto. El metraje es largo, pero siendo una película ante todo de emociones los cortes hubiesen sido amputaciones.

The post 120 pulsaciones por minuto, cine para la urgencia appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/120-pulsaciones-por-minuto-cine-para-la-urgencia/feed/ 0
En las Naves de Matadero tras el éxito de los Forman… http://masdearte.com/fuera-de-menu/en-las-naves-de-matadero-tras-el-exito-de-los-forman/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/en-las-naves-de-matadero-tras-el-exito-de-los-forman/#comments Fri, 19 Jan 2018 13:54:07 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170524 Puede verse desde ayer y hasta el 28 de enero, pero… ya no quedan entradas en Matadero Madrid para disfrutar de Deadtown, el homenaje de los hermanos Forman (hijos de Milo, aunque sea una anécdota) … Leer más

The post En las Naves de Matadero tras el éxito de los Forman… appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
DEADTOWN, The Forman Brothers’ Wild West Show

DEADTOWN, The Forman Brothers’ Wild West Show, en Las Naves de Matadero

Puede verse desde ayer y hasta el 28 de enero, pero… ya no quedan entradas en Matadero Madrid para disfrutar de Deadtown, el homenaje de los hermanos Forman (hijos de Milo, aunque sea una anécdota) a quienes, a finales del siglo XIX, alumbraron la fotografía, el fonógrafo o el cine.

Se trata de una pieza que conjuga teatro y cine mudo y que traslada al espectador a un Lejano Oeste lleno de magia a través de música, marionetas o ilusiones ópticas, y también de animación: es casi una obra de arte total.

Después de los Forman se dejarán caer por Las Naves diversos artistas, nacionales e internacionales, que han articulado sus propuestas en torno a la idea de casa, una de las líneas de fuerza de la nueva programación del centro, gestionado por el Ayuntamiento madrileño: Fernando Rubio hará habitar en una a Juan Loriente, Santiago Cirugeda diseñará otra que será escenario de varias intervenciones y conciertos, y las coreógrafas Paz Rojo y Muriel Romero o la artista austriaca Gisèle Vienne la asimilarán al cuerpo, un cuerpo entendido como lugar e identidad en proceso de construcción constante.

Y en marzo llegarán a las Naves dos estrenos internacionales muy diferentes entre sí: por un lado, la ópera virtual japonesa The End, y por otro, desde Portugal, Despertar da primavera, uma tragedia de juventude, una pieza de la compañía Teatro Praga basada en un texto del autor decimonónico alemán Frank Wedekind y dedicada al difícil encaje del despertar adolescente en una sociedad timorata y cerrada.

Teatro Praga. Despertar da primavera, uma tragedia de juventude

Teatro Praga. Despertar da primavera, uma tragedia de juventude

Dos meses después, en mayo, las Naves dedicarán un ciclo a la compañía L’Alakran, fundada en Ginebra por Óscar Gómez Mata y dedicada a provocar al espectador: sus trabajos tienen como objetivo fundamental hacer que olvide por completo sus rutinas. Además de estrenarse en nuestro país Le Direktor, su última obra, una ácida comedia basada en El jefe de todo esto de Lars von Trier, el ciclo contará con un taller, una clase magistral, una instalación retrospectiva con la obra de L’Alakran y un ciclo de cine cuyas películas habrá seleccionado el propio Gómez Mata.

Más estrenos: Jonathan Capdevielle, que ya ha pasado por el Pompidou o el Festival de Avignon, traerá a Matadero Adishatz/Adieu, su autorretrato escénico.

Llegando a mitad de año, y en el marco de la programación de Los Veranos de la Villa, en Matadero se presentarán Crowd, lo último de Gisèle Vienne, que, partiendo de una rave juvenil, ahondará en la relación entre el ser humano y la violencia y en cómo esos vínculos han sido abordados por las sociedades llamadas civilizadas, y Trilogía Antropofágica, una propuesta de la artista uruguaya Tamara Cubas, que ha tomado como punto de partida tres obras escénicas actuales brasileñas para dar forma a tres nuevas centradas en las relaciones personales y las posibilidades de desarrollo del individuo en la sociedad.

Tendremos que esperar menos, a abril, para asistir al de la ópera Grand Applause, que incluirá en su presentación intersecciones con la coreografía, la performance y las artes plásticas. Nace de la iniciativa del escenógrafo y performer Jorge Dutor y el coreógrafo, bailarín y también performer Guillem Mont de Palol.

Por otro lado, las Naves están siendo sede esta temporada de una decena de residencias en las que participan medio centenar de creadores en disciplinas muy diversas que también  presentarán el resultado de sus indagaciones en este tiempo: Daniel Teba, Claudia Faci, Paz Rojo, Muriel Romero, el colectivo nø collective, Cai Tomos, María Jérez, Manuel Fernández- Valdés… serán algunos de ellos.

MÚSICA PARA LAS NAVES

La música también será protagonista en la programación escénica de Matadero en los próximos meses: la japonesa Hito nos traerá sus composiciones electrónicas en compañía de los diseños visuales de Itaru Yasuda; en la casa de Cirugeda presentarán de sol a sol sus proyectos musicales Llorenç Barber y Mostserrat Palacios y por Matadero pasarán, además, el pianista Ignacio Marín Bocanegra y el colectivo andaluz Vértebro.

Por otro lado, en la Cafetería tocarán dos bandas escogidas en el programa piloto de residencias de música del Centro de Residencias Artísticas de Matadero Madrid: Nistra y Caliza, y también las bandas y coros de las Escuelas Municipales de Música y Danza que, un domingo al mes, ofrecerán su repertorio a la hora del vermut. Si os interesa, anotad la próxima cita: será el día 28 de enero, con los intérpretes de la Escuela Municipal de Música Federico Chueca de Hortaleza.

A toda esta programación, y a diversas actividades que podemos consultar puntualmente aquí, podrán asistir gratuitamente, de martes a viernes, los jóvenes entre 16 y 26 años que dispongan de Bono Joven Cultural.

 

Guardar

The post En las Naves de Matadero tras el éxito de los Forman… appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/en-las-naves-de-matadero-tras-el-exito-de-los-forman/feed/ 0
Tres anuncios en las afueras: morderse la furia http://masdearte.com/fuera-de-menu/tres-anuncios-en-las-afueras-morderse-la-furia/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/tres-anuncios-en-las-afueras-morderse-la-furia/#comments Wed, 17 Jan 2018 15:24:12 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170426 Veinte años después de Fargo, Frances McDormand regresa a la América interior con el mismo afán justiciero pero con expresión menos dulce y Martin McDonagh vuelve a conjugar la violencia y lo grotesco en un … Leer más

The post Tres anuncios en las afueras: morderse la furia appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Tres anuncios en las afueras. Martin McDonaghVeinte años después de Fargo, Frances McDormand regresa a la América interior con el mismo afán justiciero pero con expresión menos dulce y Martin McDonagh vuelve a conjugar la violencia y lo grotesco en un filme en el que, no obstante, modula la primera para trazar más fino, para llegar a crear personajes complejos que evolucionan y dan de sí más de lo esperado en los comienzos y lograr hacer desbordar humanidad a iniciales mequetrefes que parecen tener menos conciencia que un trozo de carne.

Lo plantea algún personaje de la película: algo tiene Tres anuncios en las afueras de tragedia griega en la que un destino inapelable y sangriento parece marcar sin remedio las vidas de todos, pero finalmente incluso al destino le juegan una mala pasada y resulta que existe la posibilidad de redimirse y hasta de cambiar un poco, aunque para que se obre el milagro hagan falta un par de víctimas sacrificiales.

McDormand interpreta a Mildred Hayes, una mujer que vive junto a su hijo en una pequeña ciudad del Medio Oeste después de que su marido la haya dejado por una chiquilla de diecinueve años sin muchas luces y de que su hija de, más o menos, la misma edad, haya sido raptada, violada y asesinada en un crimen que lleva meses sin resolverse.

No tiene edad ni ganas de no decir lo que piensa ni de andarse con chiquitas, así que, desesperada por lo que entiende como ineptitud de un cuerpo policial que dedica más tiempo a hostigar a negros y chicos con monopatín que a resolver su caso, decide alquilar tres vallas publicitarias de una carretera del extrarradio –aquella en la que se encontró el cadáver de su hija– para meter algo de prisa y pedir arrestos. Lo hace sabiendo que el jefe de la policía local atraviesa un cáncer grave, que pone el dedo en muchas llagas y que en el contexto de su ciudad los anuncios se convertirán en un escándalo que puede volverse en su contra y en la de los suyos. Pero lo hace.

El fresco de la sociedad de la ciudad que McDonagh nos presenta tiene evidentes lecturas actuales: salvo el bienintencionado y profesional sheriff Willoughby, la mayor parte de la comunidad responde a los patrones que asociamos, con más o menos fortuna, a los votantes de Trump: pacatos, racistas y de pensamiento simple; figuras esquemáticas y seguramente frustradas. Como decíamos, es fácil pensar en un maniqueísmo llevado al extremo en los primeros compases, pero… hay tenemos la ternura y bondad intrínsecas de un Peter Dinklage que hace el bien sin mirar a quién, al joven publicista difícil de amedrentar defendiendo la libertad de Mildred, y generoso incluso con su agresor, y al agente absolutamente cafre (Sam Rockwell), al que transforman –y parecía un milagro– unos pocos elogios, algo de confianza y un despido.

Tres anuncios en las afueras. Martin McDonagh

Las vidas de unos y otros se van entrecruzando más a menudo de lo que desearían en un marasmo de rabias, culpabilidades y buenos sentimientos que más de una vez apunta rasgos sociales contemporáneos e inquietantes por lo comunes: entornos en los que todos llegan a desconfiar de todos, no saben canalizar sus frustraciones, no encuentran calidez ni en la familia y quedó enterrada la capacidad de sobrellevar el sufrimiento y la culpabilidad. No hay detalles en la trama –comenzando por los últimos días del sheriff y sus escenas familiares– dejados al azar (de hecho, entre los Globos de Oro que se ha llevado Tres anuncios en las afueras, figura el de Mejor Guion).

La música y la fotografía acompañan sin eclipsar y, como podíamos esperar, la interpretación de McDormand es, otra vez, deslumbrante en este personaje directo y rudo, suavemente sentimental, con el que es muy fácil empatizar pese, o por, su instinto difícil de domar.

Hay algo paradójico en que los giros de la trama nos resulten improbables y encontremos cierto horror vacui en una saturación de desgracias… pero, con todo, el conjunto resulte creíble: qué puede haber más cierto que un caos vital desbordándose y un cabreo que crece día a día hasta que no le queda otra que diluirse sin que se hayan resuelto las causas que lo provocaron.

 

Guardar

The post Tres anuncios en las afueras: morderse la furia appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/tres-anuncios-en-las-afueras-morderse-la-furia/feed/ 0
Literatura de dominio público http://masdearte.com/fuera-de-menu/literatura-de-dominio-publico/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/literatura-de-dominio-publico/#comments Tue, 16 Jan 2018 18:34:36 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170396 En los últimos años, la Biblioteca Nacional de España ha adquirido la feliz costumbre de seleccionar y digitalizar para los internautas las obras de los autores que pasan a dominio público en los años entrantes. … Leer más

The post Literatura de dominio público appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
En los últimos años, la Biblioteca Nacional de España ha adquirido la feliz costumbre de seleccionar y digitalizar para los internautas las obras de los autores que pasan a dominio público en los años entrantes.

En este 2018 que acabamos de estrenar, ocurre así con todos los autores fallecidos en 1937: sus trabajos pueden ser editados, reproducidos y difundidos públicamente según dicta la Ley de Propiedad Intelectual; los derechos de explotación de una obra subsisten 70 años después de la muerte del autor y se computan desde el 1 de enero del año siguiente a la muerte o declaración de su fallecimiento. Ese plazo es de 80 años para los autores fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987.

De ellos, los autores fallecidos en el 37, la BNE está poniendo algunos textos, los de mayor interés, a disposición de los usuarios en la Biblioteca Digital Hispánica, un portal que da acceso a los fondos digitalizados de la BNE y del que os hablamos hace unos meses recopilando bibliotecas digitales. En total se digitalizarán unos 640 títulos a lo largo del mes de enero.

Entre los 111 autores fallecidos, seleccionados y con colecciones en la BNE, se encuentran los sindicalistas y políticos Andreu Nin y Ángel Pestaña, los periodistas y literatos Luis Maffiote y La Roche, Luis de Tapias y Alejandro Larrubiera, los militares Emilio Mola y Ricardo Burguete y el que fue creador de la Inspección de Trabajo, el ingeniero militar José Marvá.

También pasan este 2018 a dominio público los textos del geógrafo y etnólogo Francesc Carreras i Candi, los escritos sobre caza de Antonio Covarsi, las enseñanzas filológicas y literarias de Antonio G. Solalinde, las del historiador Julio Puyol y Alonso, las del cervantista Juan Suñé Benages y las obras del historiador catalán Antonio Rubió i Lluch, el naturalista Agustín Jesús Barreiro, el geógrafo y experto en historia natural Juan Carandell Pericay y las de Leopoldo García Alas y Argüelles, hijo del autor de La Regenta y rector de la Universidad de Oviedo (su padre ya ha sido digitalizado).

Para que los conozcamos mejor, la Biblioteca Nacional ofrecerá en su portal Escritores en la BNE perfiles de algunos de ellos.

Antes de poder acceder a esos perfiles, de lo que ya podemos disfrutar es del buen número de lecturas de autores españoles fallecidos entre 1900 y 1936 que ha digitalizado en años pasados la BNE. Lo recomendable es pasar por aquí y perderse leyendo, pero de entre todos ellos hemos elegido diez imprescindibles. Pinchando en sus nombres podéis acceder a sus trabajos volcados:

MIGUEL DE UNAMUNO (1864-1936)

Catedrático de griego en la Universidad de Salamanca, de la que fue rector, cultivó en principio inquietudes socialistas que luego sustituyó por hondas preocupaciones filosóficas, existenciales y religiosas. 1898 fue un año clave en su nueva toma de conciencia hacia un pensamiento independiente y crítico que le llevó primero al destierro en Fuerteventura y Francia (durante la dictadura de Primo de Rivera) y luego a la destitución en Salamanca (en la República) y al confinamiento en su casa (tras el levantamiento de Franco). Unamuno no era de nadie.

En sus ensayos y novelas (también fue autor teatral y de poesía lírica), volcó sus dudas sobre fe y razón y sobre las agonías del ser humano.

RAMIRO DE MAEZTU (1875-1936)

Anarquista en su juventud y defensor a ultranza de la tradición en sus años finales (entre una y otra etapa no pudieron pasar demasiados años), abordó una y otra vez el tema de España desde que en 1899 escribió Hacia otra España.

Vasco, pero castellano de adopción, como buen noventayochista, pasó mucho tiempo en Inglaterra y aspiró a acercar nuestra cultura a la británica manteniendo peculiaridades y, desde luego, una fe católica que consideraba motor de nuestra historia.

Como Joaquín Costa, pidió para la población escuela y despensa, pero no con intenciones renovadoras sino para que el país pudiera recuperar sus ideales pasados. Las suyas son lecturas imprescindibles para entender una época.

GABRIEL MIRÓ (1879-1930)

Miró fue un hombre de humanidad desbordante, discreto y sin pretensiones y sin avatares peculiares en su vida al margen de su muerte a los cincuenta, en plena etapa de madurez creadora.

Su obra ha sido sometida a interpretaciones dispares: la crítica tradicional incidió en su narcisismo contemplativo y la melancolía de sus textos; Max Aub, sin embargo, vio en él un magnífico escritor que pecaba contra la ley esencial del arte narrativo español porque en sus novelas nada o casi nada sucedía.

Nada salvo -como apuntó Jorge Guillén- la sensualidad, la devoción, el amor o el odio que rigen a señores y aldeanos habitando bajo el mismo sol. Muchos expertos consideraron que con él arrancó la tradición literaria modernista.

FEDERICO GARCÍA LORCA (1898-1936)

El tiempo de Lorca acabó en 1936, pero el de su obra se extiende sin quiebra. Además de ser poeta y dramaturgo, desarrolló una labor encomiable de difusión cultural dentro y fuera de España, adaptando comedias de nuestros clásicos para su representación por el grupo La Barraca, que él dirigió.

Su sensibilidad poética quizá se manifestó con más claridad desde Romancero gitano (1928), donde canalizó su imaginación y su cosmología personal en versos que comulgaban con el folclore. Sobre lo andaluz gitano construyó sus metáforas e imágenes preciosistas.

LEOPOLDO ALAS “CLARÍN” (1852-1901)

Fue conocido en su época más por su labor de crítico que por su faceta como escritor. Con La Regenta (1884) alcanzó un culmen del realismo decimonónico, dejándose inspirar por Zola, Tolstoi, Flaubert, Stendhal o Eça de Queiroz. Marca el dramático destino de Ana Ozores una ciudad-símbolo de la opresión.

VICENTE BLASCO IBÁÑEZ (1867-1928)

Fue un novelista contradictorio, porque en sus comienzos manejó ideas un tanto extremistas y finalmente recurrió a asuntos más cómodos y beneficiosos en lo económico, pero desde hace unos años viene siendo reivindicado.

Ligado al naturalismo, escribió una serie de novelas dedicadas a su tierra valenciana en las que habló de lucha de clases con cierto sensualismo descriptivo (Arroz y tartana, La barraca, Entre naranjos y Cañas y barro). Pero fue en La catedral, El intruso, La bodega y La horda donde trazó su epopeya de las circunstancias sociales y políticas de la España de entonces, apostando por una ideología revolucionaria afín al anarquismo.

Alfonso. Retrato de Valle-Inclán

Alfonso. Retrato de Valle-Inclán

RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN (1866-1936)

Eximio escritor y extravagante ciudadano, lo llamó Primo de Rivera. Su trayectoria literaria se inició en el modernismo y desembocó en un teatro de compromiso en el que surgió el esperpento. Su personalidad fascinante lo ha convertido en un tipo de novela; de hecho, como tal puede ser tenida la biografía que le dedicó Gómez de la Serna.

Es uno de nuestros mejores dramaturgos, aunque no tuvo la suerte de ver representadas en vida sus mejores obras. Ramón Sender dijo que su teatro era irrepresentable, pero hace mucho que esa afirmación no se sostiene.

PEDRO MUÑOZ SECA (1881-1936)

Fue la figura más representativa del género humorístico teatral del astracán, que se consolidó entre 1915 y 1935 (La venganza de don Mendo es su emblema) y conoció una popularidad sin límites.

Podemos leerlo cuando busquemos la risa: nos la proporciona a costa de retruécanos, chistes, equívocos e inverosímiles juegos de palabras. La figura central de estas piezas es el fresco, un pícaro desvergonzado y superficial que campa a sus anchas por la calle un siglo después. Exprimió al máximo las posibilidades del género experimentando con él: escribió 100 astracanes solo y unos 300 en colaboración con otros autores.

EMILIA PARDO BAZÁN (1851-1921)

Nacida en la Marineda de sus obras (A Coruña), doña Emilia creyó fervientemente que las novelas debían reflejar con fidelidad el tiempo en que fueron escritas, así que su fuente de inspiración fueron Galicia y sus gentes.

Autora prolífica, cultivó todos los géneros literarios, de la poesía al ensayo y las crónicas de viajes, y en muchos de sus textos defendió con fervor los derechos de la mujer. Además, fue periodista y crítica literaria y podemos considerarla precursora del naturalismo en España.

Entre sus novelas destacan Los pazos de Ulloa y La madre naturaleza, dedicadas a la Galicia rural, sus gentes y su paisaje.

ROSARIO DE ACUÑA (1850-1923)

Fue, como Pardo Bazán, otra gran defensora de los derechos femeninos (se autoproclamó públicamente librepensadora, masona y feminista) y una de las escasas escritoras que en el siglo XIX conoció el éxito.

Sus novelas, obras de teatro y poemas le sirvieron como plataforma de transmisión de sus ideas avanzadas y su defensa de la razón frente a religiosidades cerradas y supersticiones.

 

 

 

 

The post Literatura de dominio público appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/literatura-de-dominio-publico/feed/ 0
Ir al cine puede ser barato (si sabes cómo) http://masdearte.com/fuera-de-menu/ir-al-cine-puede-ser-barato-si-sabes-como/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/ir-al-cine-puede-ser-barato-si-sabes-como/#comments Thu, 11 Jan 2018 16:44:42 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=108084 Hace más de tres años, cuando estrenamos cambio de web y La gran belleza acababa de llevarse un Óscar, publicamos un artículo con recomendaciones para ir al cine pagando menos (menos de ocho euros). Las recetas … Leer más

The post Ir al cine puede ser barato (si sabes cómo) appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Agosto

Hace más de tres años, cuando estrenamos cambio de web y La gran belleza acababa de llevarse un Óscar, publicamos un artículo con recomendaciones para ir al cine pagando menos (menos de ocho euros). Las recetas os interesaron, pero las condiciones de muchos cines a la hora de ofrecernos ofertas han cambiado (muchas veces, para mejor), así que las actualizamos:

– La vía más popular y barata sigue siendo elegir el día del espectador (varía en cada cine) o un miércoles no festivo para acercarse a las salas, una iniciativa que comenzó hace unos años, en principio con carácter temporal, pero que dado su éxito llegó para quedarse. Los precios en estos días varían en función de salas y cadenas, pero no superan los cinco euros. Eso sí, los miércoles no son aptos para cinéfilos solitarios: es difícil evitar las colas.

– Las tarifas planas (pagar una única cantidad anual o mensual por disfrutar de un número ilimitado de películas) no han alcanzado, por el momento, demasiada implantación en España. Los Cines Girona de Barcelona las lanzaron en el verano de 2013 con apoteósico éxito: 3500 personas pagaron 30 euros por cabeza en cinco días por un año de cine. La medida nació con carácter temporal y con el fin concreto de recaudar fondos para digitalizar los proyectores; pero estas salas aún permiten adquirir, por tres euros, un carnet de socio renovable cada dos años que permite disfrutar de un precio fijo de 5,50 euros por entrada todos los días de la semana, de las proyecciones de Casa Asia por un euro y de descuentos de entre uno y tres euros en las retransmisiones de espectáculos en diferido, óperas y ballets. En Cataluña destaca también la tarjeta El Puntás, con su tarifa plana de 20 euros que da derecho a ver cuántas películas se quiera durante un mes.

– En los Cines Renoir, si acudimos a ver una película con una entrada anterior y dentro del plazo marcado en ella-diez días-, podemos comprar el nuevo ticket por 6,20 euros; 5, 60 para miembros del Club Renoir y algo menos en Pillalas.com. La tarjeta de este club cuesta 15 euros (individual) o 25 (compartida), pero con la primera nos regalan dos invitaciones, y con la segunda, cuatro, así que el pago queda amortizado. También podemos beneficiarnos de un descuento de un euro en todas las sesiones de los sábados, domingos y festivos, de preestrenos y descuentos, y nos regalan un pase en nuestro cumpleaños.

– También en versión original: los Amigos de los Cines Verdi ven sus pelis por 4,4 euros los lunes, 6 de martes a viernes y 7,5 los sábados, domingos y festivos. Su tarjeta cuesta 30 euros y da acceso a eventos exclusivos. Canjear sus puntos permite lograr entradas gratis, además de productos de bar y merchandising.

– La tarjeta MovieYelmo permite acumular puntos en cada compra para canjear tanto en entradas como en palomitas.

– Los jueves en los cines CINESA son más baratos para los poseedores de la CinesaCard. En función de la sala, los precios oscilan entre 4,90 y 6 euros. El resto de los días de la semana la tarjeta también permite descuentos especiales, que varían en cada ciudad y que se extienden a sábados y domingos.

– Los socios de Cineciutat, cines de Palma de Mallorca, que contribuyen a sus actividades con 100 euros anuales van gratis al cine doce veces al año y el resto de las ocasiones que acudan solo pagan cuatro euros. Los estudiantes menores de 26 años, desempleados y pensionistas aportan 70.

– El Corte Inglés nos permite regalar una Tarjeta de Cine que incluye un número determinado de entradas en función de su precio: ocho, doce o dieciséis pases según abonemos 60, 90 y 120 euros, respectivamente. Participan en la promoción 2500 salas en España que pueden consultarse en esta página web. El descuento supone, más o menos, un 20%.

– Un clásico: la Sala Berlanga ha creado la Tarjeta Club Sala Berlanga: dispone de 10 cupones que nos sellan cada vez que vamos a disfrutar de una de sus actividades. La décima sesión nos la regalan. No obstante, el pase a su programación siempre ofrece muy buenos precios.

– Fuera de los cines, hay salas que ofrecen proyecciones de películas (no necesariamente de actualidad) gratis o a precios muy bajos, como el Cine Doré, la Cineteca, la Casa de América, la FNAC, la Academia de Cine, el Instituto Italiano de de Cultura, el Instituto Francés o el Círculo de Bellas Artes. Fuera de Madrid: en el CCCB de Barcelona, el CAC de Málaga, el EACC de Castellón… Atentos a su programación.

The post Ir al cine puede ser barato (si sabes cómo) appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/ir-al-cine-puede-ser-barato-si-sabes-como/feed/ 0
¡Música, museo! http://masdearte.com/fuera-de-menu/musica-museo/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/musica-museo/#comments Wed, 10 Jan 2018 17:11:37 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170190 Hace mucho tiempo que no acudimos a los museos solo para contemplar arte; cada vez son más los que organizan con cierta frecuencia conciertos como parte de su programa de actividades, y también espectáculos de … Leer más

The post ¡Música, museo! appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Hace mucho tiempo que no acudimos a los museos solo para contemplar arte; cada vez son más los que organizan con cierta frecuencia conciertos como parte de su programa de actividades, y también espectáculos de danza, teatro o ciclos de cine, eliminando fronteras entre las Bellas Artes y las artes audiovisuales o escénicas a la hora de ofrecernos experiencias estéticas que facilitan por igual el aprendizaje y el disfrute.

Si aún no habéis acudido a un centro de arte a escuchar música, os proponemos varias ideas para que 2018 sea el año en que no nos perdamos planes sonoros interesantes:

El Lázaro Galdiano, una de las paradas de AIEnRUTa-Clásicos

El Museo Lázaro Galdiano ya es escenario habitual de algunos de los conciertos programados por AIEnRUTa-Clásicos, un circuito de música clásica puesto en marcha por la Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España que proporciona a intérpretes jóvenes la oportunidad de hacerse escuchar en el marco de un programa musical estable. El pasado 8 de enero, el leonés David Palanca Gómez y su clave pasaron por el Lázaro, donde se escuchó a Bach, Antonio de Cabezón, Jean Henri d´Anglebert y Antoine Forqueray, y ya sabemos próximas fechas: el 5 de febrero Mario Mora realizará un concierto de piano; el 5 de marzo, el trío Arniches, uno de viola, clarinete y piano; y el 2 de abril escucharemos en este centro de la calle Serrano a Vera Quartet, un cuarteto de cuerda.

La música, inquilina habitual de la Fundación March

Los asiduos lo sabéis: la música es uno de los pilares de la actividad cultural de la Fundación Juan March, tanto como el arte y las ciencias sociales. Desde 1975 programa conciertos en su sede de la calle Castelló en Madrid, y en su web disponemos de audios de muchos y de materiales didácticos que acompañan esa programación.

Casi todos los días se escucha música en la Juan March: hay ciclos de miércoles, viernes temáticos, conciertos del sábado y domingos & melodías, entre otra programación: teatro musical de cámara, melodramas…

Por ejemplo, los próximos miércoles la Juan March nos recuerda las obras que compositores como Felipe Pedrell, Joaquín Rodrigo, Schubert, Schumann o Brahms dedicaron a la poesía, y los sábados del 20 de enero al 10 de febrero se dedicarán a rarezas instrumentales con piano, mandolina, claviórgano y flautas a cargo de autores como Haydn, Bach o Mozart y de otros menos conocidos, como Pablo Bruna o Cabanilles.

Por otro lado, en el capítulo de teatro musical de cámara, desde esta misma tarde podemos asistir a La romería de los cornudos. Algunas de las funciones las emitirán Radio Clásica y Catalunya Música.

Daniel Casares, en concierto en el Museo Picasso de Málaga

Daniel Casares, en concierto en el Museo Picasso de Málaga

Picasso entre notas

La música también está muy presente entre las actividades del Museo Picasso de Málaga, que ya ha programado once ciclos de música de cámara y también se ha abierto al flamenco.

El día 16 de enero podremos escuchar allí al Octeto Harmoniemusik y en los próximos meses pasarán por el museo María Espada y Kennedy Moretti, Christina y Michelle Naughton…

Los amantes del flamenco, anotad: este viernes 12, a las 21:00 horas, el guitarrista Daniel Casares homenajeará a Picasso con cuatro piezas llamadas París, Minotauro, Azul y Caballo de Guernica. Las entradas cuestan 25 euros y están ya a la venta, aquí.

Fortuny y la ópera romántica

El Museo del Prado suele ofrecernos también conciertos en relación con sus exposiciones o coincidiendo con sus aniversarios.

Podemos adelantaros el siguiente: el 23 de febrero, a las 19:00 horas, la pinacoteca nos invita a escuchar óperas románticas creadas a mediados del siglo XIX, cuando Mariano Fortuny desarrolló su trabajo. Sus autores: Gounod, Verdi, Bellini, Rossini y Donizetti.

Estas piezas no solo contextualizan la obra del artista: sabemos que él mismo, junto a su mujer, Cecilia Madrazo, acudieron a representaciones de I Puritani, María Estuarda, La Traviata o Il Trovatore, y el Faust de Gounod inspiró precisamente a Fortuny una de sus obras mejor conocidas, Fantasía sobre Fausto.

 

Música, danza y performance en el Museo Reina Sofía

Los conciertos y los espectáculos de performance y danza son asimismo habituales en el MNCARS.

Y también conocemos los próximos: el 15 de enero, el grupo Modus Novus, cuyos músicos se han formado en la Orquesta Sinfónica de RTVE, interpretarán obras de Karlheinz Stockhausen, Òscar Colomina i Bosch y Enrique Igoa bajo la dirección de Santiago Serrate, y el 29 de enero podremos escuchar la versión de Hans Zender del Viaje de invierno de Schubert a cargo del Ensemble 20/21 de la Joven Orquesta y Coro de Madrid. La asistencia a ambos conciertos es gratuita hasta completar aforo.

Variedad musical en la programación del Centro Niemeyer

En el Centro Niemeyer de Avilés, en cuanto a programación musical, el eclecticismo manda. El 28 de enero, Juan José Ochoa repasará sus últimas composiciones poco después de recibir uno de los premios Oh! de las artes escénicas asturianas; la cantante gallega Guadi Galego pasará por allí el 2 de febrero y después recalarán en Asturias Revólver, Guillermo Turina y Eva del Campo o Jesús Rodolfo.

Conciertos a orillas del mar

El nuevo Centro Botín de Santander también nos da la posibilidad de disfrutar de música muy diversa para públicos, también diferentes, en su Auditorio. Lo próximo allí serán obras de Schumann, Fauré o Brahms a cargo de Eastman Duo (el 21 y el 22 de enero), el jazz de Fabrizio Bosso (el 26 de enero) o las interpretaciones de música barroca francesa de El gran teatro del mundo (el 4 de febrero).

MusaE pone sonido a los museos estatales

Hace un par de años ya os hablamos del nacimiento de MusaE, un proyecto iniciado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para llevar conciertos y micro-conciertos a los dieciséis museos estatales y a la vez impulsar las carreras de intérpretes jóvenes de música clásica, jazz y flamenco o sonidos tradicionales españoles.

Aquella iniciativa continúa en pie: mañana Alejandro Aparicio tocará la guitarra en el Museo Sorolla, el dúo Amadeus Cello Ensemble recala en el Museo Nacional de Arte Romano el 20 de enero, y otro dúo, Fasla-Prolat, tocará el violín y el violonchelo el 25 de enero en el Museo Arqueológico Nacional.

Los próximos conciertos de MusaE tendrán, además, como escenarios el Museo del Greco en Toledo, la Casa de Cervantes en Valladolid o el Museo Nacional de Arqueología Subacuática en Cartagena; consultad aquí fechas e intérpretes.

 

Los centros CaixaForum también tienen temporada musical

Temporada para amantes de música de todo tipo: clásica, jazz, de cámara, vocal, swing, músicas del mundo, góspel… La arpista galesa Catrin Finch y el kora senegalés Seckou Keita tocan el 21 de enero en CaixaForum Barcelona, y en CaixaForum Madrid podremos recorrer la historia del musical americano en el ciclo That´s a musical, entre el 27 de enero y el 11 de febrero. Hay mucho más y podéis seguir enterados en su web.

Música en el IVAM

No nos olvidamos de Valencia: el IVAM también programa música. Los próximos dos domingos tocan allí alumnos del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo del Palau de les Arts (será a las 13:00 horas y la entrada es gratuita). El museo y este espacio iniciaron hace dos años un ciclo de colaboraciones por el que sus intérpretes ofrecen conciertos mensuales entre octubre y junio.

Jazz, próximo ritmo en el CAAC

Otro espacio que asiduamente cuenta con programación musical es el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

El 14 de enero inicia un ciclo de jazz que se prolongará hasta marzo y que corre a cargo de la Asociación Sevillana de Jazz.

La Filarmónica de Berlín, en directo en el Guggenheim

Los veranos siempre traen jazz al Guggenheim, pero el resto del año también programa música el museo bilbaíno. Del 21 de enero al 27 de abril, podemos ver en su auditorio retransmisiones en directo de conciertos de la Orquesta Filarmónica de Berlín. El programa, aquí.

That´s a musical! en CaixaForum Madrid

That´s a musical! en CaixaForum Madrid

 

Guardar

The post ¡Música, museo! appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/musica-museo/feed/ 0
Dos vidas: Márai y Zweig http://masdearte.com/fuera-de-menu/dos-vidas-marai-y-zweig/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/dos-vidas-marai-y-zweig/#comments Fri, 05 Jan 2018 11:55:25 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=170025 La única sorpresa de la vida se produce cuando descubrimos que también nosotros somos seres mortales. Sándor Márai. De entre todas aquellas personas, las más dignas de lástima para mí (como si ya me hubiera … Leer más

The post Dos vidas: Márai y Zweig appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Stefan Zweig

Stefan Zweig hacia 1940. Hulton Archive

La única sorpresa de la vida se produce cuando descubrimos que también nosotros somos seres mortales.

Sándor Márai.

De entre todas aquellas personas, las más dignas de lástima para mí (como si ya me hubiera asaltado un presentimiento de mi futuro destino) eran las que no tenían patria o, peor aún, las que, en lugar de una patria, tenían dos o tres y no sabían a cuál pertenecían.

Stefan Zweig.

Seguramente os haya ocurrido: por razones objetivas y subjetivas tendéis a asociar autores. En el caso de Sándor Márai y Stefan Zweig no es difícil que nos ocurra: nacieron con diecinueve años de diferencia (el austriaco en 1881 y el húngaro en 1900) y, que sepamos, no llegaron a conocerse, pero es mucho lo que tienen en común, al margen de lo evidente: cuando ambos llegaron al mundo, sus países formaban parte de un Imperio Austrohúngaro con los días contados; los dos se exiliaron en América y padecieron un enorme desarraigo y los dos acabaron con su vida, curiosamente un mismo día (22 de febrero), sin llegar a conocer el fin de las causas directas de su salida de Europa: Zweig, tres años antes de que acabara la II Guerra Mundial, profundamente cansado y pesimista respecto a las posibilidades de recuperación de la cultura y la civilización  europea previa al avance nazi, y Márai, meses antes de la caída del Muro de Berlín, con 89 años.

Pero, como decíamos, más allá de esos datos bien conocidos, leyéndolos y examinando sus vidas (Márai dio bastantes pistas de su historia y su personalidad en Confesiones de un burgués, ¡Tierra, tierra! y Lo que no quise decir y de Zweig se han publicado varias biografías, entre las más recientes El exilio imposible de George Prochnik) encontramos razones para aproximarlos aún más: ambos nacieron en familias burguesas (Márai hizo bandera de ello y la comodidad económica de Zweig fue esencial para que desarrollara la formación y los viajes que explican sus obras –también le vino bien a su amigo Joseph Roth, siempre reclamando ayuda–), los dos fueron autores muy fecundos e interesados por la historia (el húngaro escribe desde su cercanía vital a las guerras mundiales y Zweig, además de relatar Momentos estelares de la humanidad, puso letra a las vidas de figuras de todas las épocas prestando atención a su personalidad y emociones como seguramente nadie lo había hecho) y ambos pusieron, en general, su talento, al servicio de la descripción psicológica de sus personajes, habitualmente grandes solitarios en el caso de Márai.

Busto de Sándor Marai en Budapest

Busto de Sándor Marai en Budapest

Los dos se sirvieron de un estilo sencillo, sobrio, a la hora de escribir sobre quienes padecen dolores ordinarios manejados con una voluntad extraordinaria, una resignación engañosa. Se detienen en lo íntimo y no en los ecos de sociedad y ni el uno ni el otro necesitaron, además, extensos despliegues de páginas para introducirnos en los universos mentales de sus personajes: sus obras, de géneros diversos, suelen ser cortas porque la narración preclara es también concisa.

Los libros de ambos fueron prohibidos en sus países (los del antibelicista Zweig, en 1936, y los de Márai, como decíamos burgués orgulloso, tras la ocupación soviética de Hungría), y hoy ambos son reivindicados en ellos, el primero como avanzado europeísta –lo recalcan recientes textos inéditos–; Márai (que, por cierto, en los cincuenta y los sesenta trabajó en Estados Unidos para Radio Europa Libre) como narrador de los dramas contemporáneos de Hungría y Europa insertos en dramas personales.

En su caso, el desarraigo había llegado algo antes: para su familia supuso un verdadero golpe –y así se sigue recordando aquel episodio en Hungría– la entrega a Eslovaquia de su ciudad, Kassa, y de buena parte del territorio de su país, tras la I Guerra Mundial. Tras el 89 llegaron allí sus libros y paseando ahora por Budapest (callejeando por la zona menos turística de Buda) podemos encontrar su busto.

Releerlos, o leer lo que nos quede de ellos, son buenos planes para mejorar el año que acaba de entrar. Como les somos muy fieles, nos es difícil elegir sugerencias… pero, de Márai, os proponemos acercaros a esos textos más o menos biográficos, como Confesiones de un burgués, en los que desvela una personalidad un tanto inesperada a la luz de sus obras: se descubre como autor abierto a la aventura y a la vida bohemia en su juventud, frente a la meditación y el cierto fatalismo de sus novelas.

Zweig ha vuelto con gozo a los escaparates gracias a la película reciente sobre sus años brasileños dirigida por María Schrader y a los vaivenes políticos recientes, y en la mayoría de ellos encontramos por eso el nostálgico El mundo de ayer. Es un imprescindible, pero queremos recordar hoy Novela de ajedrez, una atractiva historia llena de intriga en la que lo que está sobre el tablero es la capacidad de resistencia.

The post Dos vidas: Márai y Zweig appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/dos-vidas-marai-y-zweig/feed/ 0
Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de enero http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-enero/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-enero/#comments Sun, 31 Dec 2017 21:41:02 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169919     1. MUJERES DE CIENCIA Hipatia, Marie Curie, Ada Lovelace, Cecilia Payne-Gaposchkin, Barbara McClintock, Jane Goodall, Maryam Mirzajani… y así hasta cincuenta mujeres que han contribuido notablemente a los campos de la ciencia, la … Leer más

The post Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de enero appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Propuestas y planes para enero 2018: Mujeres de ciencia, Inverfest, Loveless, Racalmuto, MADferia...

 

 

1. MUJERES DE CIENCIA

Hipatia, Marie Curie, Ada Lovelace, Cecilia Payne-Gaposchkin, Barbara McClintock, Jane Goodall, Maryam Mirzajani… y así hasta cincuenta mujeres que han contribuido notablemente a los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas a lo largo de todos los tiempos, desde la Antigüedad hasta nuestros días. A través de la historia pero también de la mirada y las originales ilustraciones de Rachel Ignotofsky conoceremos las apasionantes historias y los logros de todas estas mujeres pioneras, algunas de ellas injustamente desconocidas, que con su determinación y valor han sido ejemplo para generaciones posteriores. Conocimiento para todos los públicos.

www.nordicalibros.com

 

2. EL AFILADOR

Si paseáis por la madrileña calle Jesús y María, en la zona de Tirso de Molina, seguro que llama vuestra atención el escaparate de esta tienda y taller de muebles donde se pueden encontrar cosas muy interesantes: piezas únicas, objetos de diseño y muebles a los que se les ha dado una segunda oportunidad. Y es que en El afilador también se restauran, tapizan y se ponen a punto muebles antiguos o te fabrican a medida los que tú mismo diseñes. Un gran descubrimiento.

www.elafilador.org

 

3. BARRUTIA Y EL 9

Tradición y sabor van de la mano en esta taberna con solera que lo mismo sorprende con sus afamados callos que con un salmorejo de remolacha con lascas de queso manchego y aceite de perejil. Ubicada en el barrio de Justicia (C/ Santa Teresa, 9), Barrutia y el 9 es lugar de encuentro para parroquianos pero ahora también punto de referencia para turistas y nuevos públicos de la capital.

 

4. INVERFEST. MÚSICA PARA TODOS

No hay muchos festivales de invierno y este, que se celebra entre el 12 de enero y el 4 de febrero en el Circo Price, da la bienvenida al año nuevo presumiendo de ser un buen escenario tanto para descubrir las tendencias musicales que más sonarán como para recordar las propuestas más valoradas en la pasada. Pero sin duda, su sello de identidad es la diversidad, con un programa que incluye flamenco, pop, indie, música electrónica e incluso clásica. Además, en su intento por llegar a todos los públicos presentará, por segundo año, Inverfest New Rockers, un apartado dentro del festival con conciertos familiares y para los más jóvenes.

www.inverfest.com

 

5. LOVELESS

Loveless, la última película de Andrey Zvyagintsev, ha cosechado este año importantes premios, como el del jurado en el Festival de Cannes; Mejor BSO y fotografía en los Premios del Cine Europeo, además de una nominación a Mejor película de habla no inglesa en los Globos de Oro. La trama y el argumento no dicen mucho por si solos, podrían ser los de cualquier thriller clásico: un niño que no se siente querido, y sí amenazado por las constantes peleas de sus padres, que un día desaparece de casa. Es la mirada del director, la interpretación de su protagonista femenina (Maryana Spivak ) y la belleza de los paisajes lo que hace de esta cinta un trabajo destacado, que nos recuerda en su puesta en escena a lo que Zvyagintsev  ya nos ofreció en Leviathan y que consigue conmover a través del retrato de una sociedad egoísta que sobrevive sin valores y en la que prima el individualismo. Para los muy fans del director ruso, o aquellos que quieran conocerlo mejor, el MoMA presenta en enero la muestra “ Loveless: The World of Andrey Zvyagintsev”.

 

 

6. SUGAMATS. DONDE SURF Y YOGA SE UNEN

Hay un lugar en California llamado Encinitas donde el surf y el yoga son prácticas más que populares. Y es allí donde nació Sugamats, una firma de esterillas de yoga realizadas 100% con material reciclado de los trajes de surf. Reciclar, ese mantra con el que todos deberíamos aprender a convivir.

www.sugamats.com

 

7. LA FOLIE EN SANTANDER

¿Pensando en regalos o en renovar el ropero? Hay un lugar en Santander que os permitirá ambas cosas: La follie, una bonita tienda multimarca que cada temporada se renueva con una cuidada selección de prendas de vestir, zapatos, complementos y objetos de decoración y papelería. Entre nuestras marcas favoritas cuentan con Malababa, Des Petit Hautes o Stella McCartney Kids. Conoce La Follie en la calle Hernán Cortés, 37.

lafoliesantander.com

 

8. RACALMUTO EN CAFÉ BERLÍN

Escuchar a Racalmuto es un auténtico placer y no hay que desaprovechar las ocasiones en las que este sexteto se sube al escenario, así que si aún no tenéis planes para el próximo 5 de enero, apuntad que estarán en el Café Berlín. La banda, capitaneada por Miguel Malla, recrea la música del compositor Raymond Scott y del grupo de John Kirby, ambos muy populares a mediados de los años treinta, ofreciendo composiciones de gran complejidad pero caracterizadas al mismo tiempo por una contagiosa alegría.

www.racalmuto.es

 

9. FLOWRS. DEL HUERTO AL RAMO

Los que nos seguís habitualmente ya sabéis que nos gustan las flores tanto como compartir las mejores tiendas donde disfrutar de la experiencia de comprarlas, conociendo nuevas variedades y posibilidades para trabajar con ellas. En esta ocasión, le toca el turno a Flowrs, en el mercado de Antón Martín, con una gran selección de ramos verdes.

www.flowrs.es

 

10. MADFERIA. CONVIVIR CON LA ESCENA

Dejamos para final de mes una cita con la interpretación, la que como cada año, desde 2004, se celebra en Madrid en el mes de enero con el objetivo de impulsar, dinamizar y generar mercado en el ámbito de las artes escénicas. En esta edición la programación estará formada por dieciséis espectáculos de teatro, danza, circo y música, presentados por compañías de Madrid, Valencia, Galicia, Andalucía, Asturias, Murcia, Cataluña y las Islas Baleares.

www.madferia.com

 

The post Sugerencias de temporada: 10 propuestas para el mes de enero appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/sugerencias-de-temporada-10-propuestas-para-el-mes-de-enero/feed/ 0
Wonder Wheel: el Allen más teatral http://masdearte.com/fuera-de-menu/wonder-wheel-el-allen-mas-teatral/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/wonder-wheel-el-allen-mas-teatral/#comments Fri, 29 Dec 2017 08:14:48 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169915 En sus años dorados, Coney Island fue un emblemático lugar de recreo y evasión, una isla festiva en un extremo de Brooklyn a la que los neoyorquinos acudían a tomar el sol y olvidarse de … Leer más

The post Wonder Wheel: el Allen más teatral appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Wonder WheelEn sus años dorados, Coney Island fue un emblemático lugar de recreo y evasión, una isla festiva en un extremo de Brooklyn a la que los neoyorquinos acudían a tomar el sol y olvidarse de todo. Y a esos años dorados ha viajado Woody Allen en Wonder Wheel, para contarnos una historia continuamente ambientada en un entorno festivo y de trama profundamente dramática, por temática y por forma, porque seguramente es esta la película con tintes más teatrales del director.

Y en su inicio incorpora ya una referencia clara a sus orígenes: Alvy Singer, el alter ego de Allen presente en Annie Hall, vivía en un apartamento en Coney Island con vistas a su gran noria, exactamente igual que la convulsa familia protagonista de Wonder Wheel.

Y también nos guía por la trama un Timberlake narrador que se dirige a nosotros y mira a cámara, recurso que ya manejó en la propia Annie Hall y en Si la cosa funciona.

Podemos hacer alguna otra lectura autorreferencial más: el tono liviano que pone fondo a los conflictos amorosos a bandas varias es el inevitable en el cine de Allen y es fácil acordarse de la Cate Blanchett de Blue Jasmine asistiendo a la deriva de la esposa frustrada que interpreta Kate Winslet; sin embargo, los ecos de Wonder Wheel -lo veremos- son más teatrales que cinematográficos, y el guion tiene, en ese sentido, un peso esencial. Tanto peso a dado a la trama, el sufrimiento y los personajes que Allen ha renunciado a hacer su habitual aparición.

El eje de la película es Ginny (Kate Winslet), camarera que aspira a ser actriz, esposa de un individuo rudo que la necesita tanto como la maltrata y madre de un hijo que tuvo con su anterior marido, su teórico verdadero amor, al que engañó. Como no hay dos sin tres, el niño vuelca sus frustraciones dedicándose a la piromanía. Su vida está dominada por la frustración y encuentra una salida a esos males en el personaje de Timberlake, estudiante aficionado a la lectura que la seduce sin intenciones serias. Porque es entonces cuando aparece en escena la hija de su marido, huérfana de madre y perseguida por la mafia, quizá el personaje más limpio e inocente del filme, y el estudiante, con ínfulas de intelectual y verbo fácil, ha de elegir entre ambas.

Wonder Wheel

Quedarse sin el que era su único asidero en una vida sin alicientes sume a Ginny en la locura y la convierte en verdugo, en la línea de personajes femeninos trágicos y enjundiosos como Blanche Dubois o, yendo algo más lejos en las comparaciones, Norma Desmond. Seguramente Winslet haya bordado aquí uno de sus mejores papeles.

Los diálogos en Wonder Wheel se aproximan, de hecho, más a los dramas de Tennessee Williams que al humor espontáneo de sus películas neoyorquinas: utiliza Allen, en realidad, mecanismos muy distintos a los habituales para plantear sus viejos temas: el peso del azar y el enorme caos que son el amor y la vida. Su tratamiento de la luz, su impacto en el color y la escenografía refuerzan esa sensación: la casa acristalada y sin cortinas de Ginny es un escenario abierto traspasado por luces de neón cálidas o frías según los contextos. Ilusionismo por fuera, tragedia por dentro.

The post Wonder Wheel: el Allen más teatral appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/wonder-wheel-el-allen-mas-teatral/feed/ 0
El sentido de un final y los juegos de la memoria http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sentido-de-un-final-y-los-juegos-de-la-memoria/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sentido-de-un-final-y-los-juegos-de-la-memoria/#comments Thu, 28 Dec 2017 10:24:33 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169906 Los lectores de Julian Barnes llevaban tiempo esperando que llegase a cines esta versión fílmica a cargo del director indio Ritesh Batra de El sentido de un final, atendiendo a las redes con una mezcla … Leer más

The post El sentido de un final y los juegos de la memoria appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
El sentido de un finalLos lectores de Julian Barnes llevaban tiempo esperando que llegase a cines esta versión fílmica a cargo del director indio Ritesh Batra de El sentido de un final, atendiendo a las redes con una mezcla de ansiedad por ver cómo una historia sustentada en emociones personales puede filmarse, y de escepticismo, porque ya se sabe que, cuando se ha leído la novela, las posibilidades de frustración son altas con la película.

El hecho de que Barnes hubiera dado libertad a Batra para adaptar la novela desde su propio enfoque y de que el resultado le haya parecido bien eran puntos a favor que nos invitaban, además, a considerar el filme como obra hasta cierto punto autónoma, muy inspirada en el libro, ahora reeditado, y en su atmósfera, pero no completamente deudora de él. Seguramente entendiéndola así es como mejor puede disfrutarse esta obra, aunque no hacen falta excusas, porque para un público medianamente adulto El sentido de un final es puro placer, una obra que cala hondo en el público desde la ausencia de pretensiones, la expresión con gestos sutiles, la contención… y que apela a cualquier espectador con memorias y experiencias de vida.

Jim Broadbent interpreta a Tony Webster, un vendedor de cámaras de fotos, divorciado y padre de una hija, que lleva una vida monótona y plácida y que hace tiempo que dejó de intentar ser amable con quien no le agradaba… y, en realidad, con la gente en general. Un día cualquiera recibe una carta que le anuncia que ha heredado el diario del que fue su mejor amigo en la Universidad, y que quien se lo lega es la madre de la que fue su novia cuando estudiaba, Verónica, una joven que siempre fue un misterio para él y que finalmente le dejó para salir precisamente con su amigo, un chico también dado a la filosofía y a los enigmas que además se suicidó poco después del cambio de pareja.

La intriga se abre paso entonces en el día a día de Tony, hasta entonces ajeno a la novedad, y las dudas que se abren ante él no son presentes ni futuras sino que afectan a la visión que él conservaba sólidamente sobre su pasado, sobre el camino que le ha traído hasta la madurez. Tratando de recuperar el diario, su memoria se tambalea, revive hechos y sentimientos pasados (los suyos y los de los otros) desde una luz nueva y se da cuenta de que los recuerdos no lo son de lo que pasó sino de sus propias percepciones. De que hay mucho que desconoce sobre su propio camino y que es posible que siempre se le escape.

Por la trama, y por la presencia de Charlotte Rampling, breve pero poderosa, es inevitable que la película de Batra nos recuerde a 45 años, el filme en el que un matrimonio que llevaba ese tiempo casado y que no parecía tener grietas se tambalea al aparecer en las montañas el cadáver de la que fue novia de él hace medio siglo. En ambas historias, muertos pasados, conocidos de relaciones más o menos breves, demuestran tener su peso en el presente, probando que lo importante siempre es subjetivo; si bien el proceso de mirar atrás era en 45 años de dos y en El sentido de un final es profundamente personal. Y transformador: Tony es distinto (y mejor) después de repensarse y conocerse más a fondo.

The post El sentido de un final y los juegos de la memoria appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sentido-de-un-final-y-los-juegos-de-la-memoria/feed/ 0
Región y lo que el agua esconde http://masdearte.com/fuera-de-menu/volveras-a-region-juan-benet-musac-fundacion-cerezales/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/volveras-a-region-juan-benet-musac-fundacion-cerezales/#comments Fri, 22 Dec 2017 16:45:48 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169687 Hace noventa años nacía Juan Benet y hace cincuenta, en 1967, publicó su obra Volverás a Región, después de que una colección de relatos previa, Nunca llegarás a nada (1961), hiciera honor a su título … Leer más

The post Región y lo que el agua esconde appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Carlos Irijalba. Pannotia, 2017. Colección FCAYC

Carlos Irijalba. Pannotia, 2017. Colección FCAYC

Hace noventa años nacía Juan Benet y hace cincuenta, en 1967, publicó su obra Volverás a Región, después de que una colección de relatos previa, Nunca llegarás a nada (1961), hiciera honor a su título solo en un primer momento, pasando desapercibida.

Después regresamos a aquellas narraciones porque anticipaban el universo raro y alucinante que Benet desplegaría en Volverás a Región, la novela más característica de los mundos fantásticos de este novelista, poblados de personajes desarraigados que vagan en entornos donde no existe la calidez. Región es un espacio geográfico aparentemente imaginario que se convierte en lugar significador de las vidas y los acontecimientos, en escenario de historias personales que tienen como contrapunto otra historia general y particular, la de la Guerra Civil.

La narración, muy compleja, se presenta desde tres perspectivas: la del propio narrador, la del personaje del doctor y la de la hija del general Gamallo, y entre sus visiones se da una constante superposición de planos temporales diferentes.

Por su estructura, muchos creen que Benet escribió utilizando a conciencia una técnica de origen musical (era muy aficionado a este arte, y a Wagner, y el resto de sus novelas también cuentan con estructuras complicadas). Él calificaba su forma de narrar como una diversión muy compleja, pues escribir es una forma de indagar en el propio pensamiento, que sin este ejercicio puede quedar enterrado, sepultado. El hecho de que tengamos que poner una palabra detrás de otra te obliga a hacerte más claro.

Parece que, más que la trama y su desenlace, importan las divagaciones, las referencias: Benet habla del 36 y su atmósfera de violencia, pero lo hace desde el simbolismo y no desde el realismo o la denuncia social: esa fue una de las mayores innovaciones de esta obra. Cuando comenzó a escribirla, en 1961, varios años antes de publicarla, Benet, ingeniero, trabajaba en otra: la de la presa leonesa del Porma, en el valle de Vegamián (que muchos asociaréis a las novelas sobre la despoblación, el olvido y el desarraigo de Julio Llamazares).

Juan Luis García. Embalse de Porma, 2017

Juan Luis García. Embalse de Porma, 2017

Benet no era un ingeniero amante de la construcción sin más: en Volverás a Región habla de los paisajes de estas zonas, de las poblaciones y los campos que los embalses van a dejar anegados, planteando ese dilema entre la necesidad de mantener las raíces y de nunca dejar la memoria a un lado, y la de ciertas formas de progreso. Salvando las distancias, ese ayer y ese hoy es el que encarnan los dieciséis miembros de la familia protagonista de Distintas formas de mirar el agua de Llamazares: el apego a la tierra y la orfandad de quien la ha perdido frente al desapego y la incomprensión de quienes por generación y contexto (urbano) no comparten esa identificación familiar con el lugar de donde se es. Simplemente bonito para unos, triste además para los que lo perdieron. Precisamente una cita fría de Benet cierra las páginas de la novela del de Vegamián: Todo el aire de esa región queda reducido a bien poco: una sierra al fondo, una carretera tortuosa y un monte bajo en primer plano…

Tomando como punto de partida conceptual Volverás a Región, el MUSAC y la Fundación Cerezales han trabajado en los últimos tres años en un proyecto de investigación sobre las repercusiones en el territorio leonés de la construcción del embalse de Porma y del posterior de Riaño. Los frutos podemos verlos en la exposición “REGIÓN (Los relatos). Cambio del paisaje y políticas del agua”, abierta hasta el 27 de febrero de 2018 en las dos sedes.

Llaves de casas sumergidas en Riaño. Cortesía de la Confederación Hidrográfica del Duero

Llaves de casas sumergidas en Riaño. Cortesía de la Confederación Hidrográfica del Duero

Consta de periódicos con noticias sobre el asunto, archivos cedidos por particulares, planos de ingeniería, vistas aéreas de las zonas desaparecidas, fotografías y carteles, documentos audiovisuales sobre la construcción de los pantanos, expedientes de expropiación… y también de obras de artistas que en algún momento han reflexionado sobre el impacto ambiental de las grandes obras públicas, como Ibon Aranberri, Daniel García Andújar, Carlos de Haes, Carlos Irijalba, Manolo Laguillo, Rogelio López Cuenca, Ortiz Echagüe, Isidoro Valcárcel Medina o Valentín Zubiaurre.

La exhibición repasa, a través de testimonios múltiples -en línea con las múltiples perspectivas desde las que han narrado Benet y Llamazares-, cómo la sequía ha sido problema social, político y medioambiental allende los siglos y cómo fue novelada y convertida en protagonista y desencadenante de dramas familiares en películas como la muda y tristísima La aldea maldita, dirigida por Florián Rey y filmada en 1930 en Ayllón, Pedraza, Sepúlveda y Segovia.

 

Para paliar el mal, unos y otros gobiernos desde la época de Alfonso III han propuesto diversos planes hidrológicos: algunos de ellos, como los desarrollados en León, con consecuencias sociológicas y emocionales, además de medioambientales; cuestionados por unos, aplaudidos por otros o entendidos como mal inevitable. Han sido muchos los relatos.

La muestra atiende tanto a los planteamientos institucionales como a los periodísticos, los personales y los culturales, poniendo voz e imagen a un paisaje transformado décadas después de que fuera noticia (otro asunto muy debatible es el eco informativo en los grandes medios del medio rural más allá de crímenes, loterías y eventuales tragedias ecológicas).

“REGIÓN (Los relatos). Cambio del paisaje y políticas del agua” se acompaña de un ciclo de cine y de debates; podéis consultar aquí la programación: musac.es

The post Región y lo que el agua esconde appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/volveras-a-region-juan-benet-musac-fundacion-cerezales/feed/ 0
El sacrificio de un ciervo sagrado, la tenebrosa expiación http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-yorgos-lanthimos/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-yorgos-lanthimos/#comments Fri, 15 Dec 2017 23:18:03 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169443 En pasados que siempre vuelven, culpas a las que hay que hacer frente más tarde o más temprano y expiaciones ha buceado el cine muchas veces, pero no recordamos ocasión en que nos hablarán de … Leer más

The post El sacrificio de un ciervo sagrado, la tenebrosa expiación appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Lanthimos. El sacrificio de un ciervo sagradoEn pasados que siempre vuelven, culpas a las que hay que hacer frente más tarde o más temprano y expiaciones ha buceado el cine muchas veces, pero no recordamos ocasión en que nos hablarán de redimir errores con la crueldad, la implacabilidad y el nihilismo que maneja Yorgos Lanthimos en El sacrificio de un ciervo sagrado. No son rasgos nuevos en su cine, pero si en Langosta o Alps aplicaba un humor frío al plantear situaciones que escapaban a la razón, esta vez el director griego ha elegido colocar al espectador en una posición de tensión e incomodidad mucho mayores.

Quedando atrapados en una trama de horror fino, esperando con un disfrute raro un desenlace que intuimos pero no queremos saber, nos hace sentir voyeurs pérfidos del mal terrible ajeno en mayor medida que en el resto de sus películas, todas ellas rarezas que nos hacen plantearnos si su bizarrismo y violencia supera o no lo real. Lo hace, además, cuidando al máximo la fotografía y desplegando una banda sonora clásica elegida con mimo y elegancia: la belleza nos atrae y, en un principio, no nos pone en guardia.

Stephen Murphy (Colin Farrell) es un acomodado cirujano con vidas en sus manos, un semidios que pierde sus cualidades divinas cuando aparca el instrumental y se quita los guantes. Entonces es uno más, expuesto a los males del mundo, padre y esposo en una familia aparentemente común e interiormente inquietante, en la que no fluye el sentimiento. Si algún personaje o retazo de historia parece convencional en el cine de Lanthimos, desechad la idea: no durará.

Cierta vez, Stephen no fue un dios todopoderoso en el quirófano: bebió de más y causó la muerte a un hombre. Nunca ha reconocido a nadie su responsabilidad, y seguirá sin hacerlo, pero algo nos hace pensar que interiormente, y de forma consciente o inconsciente, la ha asumido: se reúne frecuentemente con el hijo del fallecido, Steven (Barry Keoghan) y, con toda la cercanía interpersonal que deja ver el director –fijaos en esos mecánicos abrazos– cuida de su bienestar. Pero un día esa cercanía con el chico, adolescente, deviene acoso por su parte, Stephen introduce distancias y… comienza la tragedia, griega.

Llega entonces la hora de expiar aquel alcohol y el camino, impuesto por Steven –primero dulce huérfano, luego malvado ejecutor de una ley cruel–, será el viejo procedimiento del ojo por ojo: Stephen deberá sacrificar a su mujer (Nicole Kidman) o a uno de sus hijos si quiere evitar que todos ellos, uno detrás de otro, se sumerjan en una espiral macabra que incluye la pérdida de movilidad, el abandono de la comida y, finalmente, la muerte.

El argumento, el dilema moral y las reacciones de cada uno de los personajes (empezando por la resignación oscura de su hija adolescente, enamorada de Steven) son dignos de un drama grecolatino; lo que resulta tremendamente contemporáneo es la incertidumbre continua e insana que el espectador experimenta ante una trama en la que no hay quien no sea víctima de un destino feroz e irremediable.

Sangre y secretos en escenarios pulcros y desinfectados.

 

Guardar

The post El sacrificio de un ciervo sagrado, la tenebrosa expiación appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-yorgos-lanthimos/feed/ 0
4 3 2 1, maneras de crecer http://masdearte.com/fuera-de-menu/4-3-2-1-paul-auster/ http://masdearte.com/fuera-de-menu/4-3-2-1-paul-auster/#comments Fri, 15 Dec 2017 22:09:31 +0000 http://masdearte.com/?post_type=fuera-de-menu&p=169434 Lo último de Paul Auster tras muchos años sin publicar ha debido suponer para el escritor algo parecido a hacer un ejercicio cubista escribiendo: nos muestra cuatro opciones de infancia y adolescencia de un mismo … Leer más

The post 4 3 2 1, maneras de crecer appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
Paul Auster. 4 3 2 1Lo último de Paul Auster tras muchos años sin publicar ha debido suponer para el escritor algo parecido a hacer un ejercicio cubista escribiendo: nos muestra cuatro opciones de infancia y adolescencia de un mismo muchacho, Archie, nacido como él en Newark en 1947. La estructura del libro, tremendamente compleja, cobra tanto protagonismo en la obra como el mismo contenido de sus narraciones, porque esas cuatro versiones de una vida no nos las cuenta una detrás de otra, sino por pasos: cuatro primeras infancias, cuatro etapas de crecimiento, cuatro adolescencias y cuatro entradas en la edad adulta, alternadas y en una linealidad que solo se cumple por bloques. Como jugada final, ese mismo mecanismo se convierte en parte de una de las tramas, en metaliteratura.

La dificultad evidente de manejar con éxito, coherencia y gracia estas cuatro historias paralelas de un personaje común (apostamos a que debió agotar Auster más de un paquete de post-its de colores) exige un esfuerzo del lector a la hora de hilvanarlas en los varios días o semanas que le llevará leer las casi mil páginas de 4 3 2 1, y no queda otra que recoger el guante y agradecer que nos crean inteligentes y nos despierten más neuronas de las habituales; algo tiene esta novela –que son cuatro– de obra interactiva. (Se ruega no usar post-its, nosotros no).

Los cuatro Archies tienen el mismo padre y la misma madre y comparten intensos sentimientos por una chica brillante y libre llamada Amy; en lo demás las cuitas familiares, sociales y amorosas, sus amistades y formación les conducen por caminos muy distintos. Auster vuelve a resultar tan placentero como siempre hablando de amistades de juventud, amores de ida y vuelta, y del cine y las lecturas con las que disfrutaría en sus comienzos, retomando su Informe del interior –aquí sí viene bien un papelito para anotar sugerencias–. Contagia entusiasmo al referirse a sus primeros visionados de obras como Los niños del paraíso o La soledad del corredor de fondo y a su pasión lectora, y conmueve la devoción que todos los Archies experimentan hacia su madre, contada con el estilo honesto y nada sentimental del autor.

Es fácil encontrar paralelismos entre el protagonista y Auster, empezando por su nacimiento y siguiendo por ciertas circunstancias vitales accesibles googleando, pero no podemos considerarlo –como él mismo ha contado– su alter ego. Eso sí, ambos estaban allí en los momentos históricos que relata con agilidad, profusión y conocimiento profundo: en las protestas contra la guerra de Vietnam, viviendo la conmoción que causaban las muertes de los jóvenes soldados enviados allí, y sobre todo en las revueltas antirracistas del verano de 1967; su testimonio del ambiente, de cómo la sociedad, la prensa y la política hizo frente a esos sucesos es, de hecho, uno de los grandes valores del libro. Es posible que los estadounidenses que comparten edad, formación y pensamiento político con Auster, o con su personaje, encuentren en esta obra la nostalgia y la contemplen como novela definitoria de un tiempo.

4 3 2 1 es una apuesta, creemos, por la apertura de miras: demuestra que hay muchas maneras de narrar más allá de la linealidad y las elipsis, muchas formas de leer y otras tantas de vivir poniendo patas arriba las circunstancias dadas, porque los cuatro Archies comparten origen. Es cierto que algunas páginas pueden resultar reiterativas –las múltiples andanzas amorosas o sexuales, el grado de detalle con el que narra los disturbios raciales– pero resultan puntos flacos menores en una obra que resume a Auster y que abruma por su originalidad. Es inevitable pensar que, como uno de sus Archies al terminar su primera novela importante, él tuvo que quedar vacío al poner el punto final.

Guardar

The post 4 3 2 1, maneras de crecer appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

]]>
http://masdearte.com/fuera-de-menu/4-3-2-1-paul-auster/feed/ 0